fosbury y la originalidad

Los Juegos Olímpicos de México en el año 1968 fue el escenario donde  un atleta de EEUU llamado Dick Fosbury cambiaría para siempre la rutina de su disciplina. Dick Fosbury revoluciona el salto de altura para siempre dejando a  todos boquiabiertos al ser el primer saltador en hacerlo de espaldas. Logró el oro y se retiró con sólo 21 años. Desde entonces no se salta de otra manera.

He bautizado a esta categoría con el nombre de fosbury porque pretendo en ella incluir comentarios sobre la originalidad y la copia, sin pretender en ningún momento hacer juicios de valor pues la copia en muchas y muy variadas circunstancias es también digna de admiración.

Había  un profesor de estrategia en la Escuela de Estado Mayor que decía que copiar a otro es plagiar pero copiar de muchos es un signo de erudición, nos estaba empujando sin duda por el camino de la lectura  que en aquellos  tiempos tan apresurados era muy difícil seguir y que hoy comprendemos que era tan necesaria.

No tengo los datos exactos (ni ganas de buscarlos) de los miles de libros que se editan en España cada año, pero en algún momento lo he oído y es verdaderamente asombroso, pues aunque descontemos de esa cifra las reediciones, los manuales, los libros técnicos, etc,  es decir dejando solo los libros “originales” y haciendo un cálculo rápido, necesitaríamos bastantes vidas para leerlos todos dedicándonos en exclusiva a ello. A pesar de la crisis, a pesar de que muchos escritores en potencia no se arriesgan a la aventura de la publicación, a pesar de todo,  el número crece….la conclusión es: o que somos más originales e imaginativos que hace 50 0 100 años o que es más fácil escribir copiando y pegando de aquí y de allá.

Recientemente he leído algunas de las obras (catalogadas como novela histórica) de la vida y milagros de Leonardo da Vinci, y  he llegado a las siguientes  conclusiones:   primero que me ha parecido que alguna bebe hasta párrafos enteros de otras anteriores, segundo que en esta proliferación del tema ha tenido mucho que ver el éxito editorial de El código da Vinci (© 2003  Dan Brown ©, ISBN: 84-95618-60-5) y tercera que a la hora de recomendar yo me quedaría con la de Luis Racionero (premio Fernando  Lara de novela 1999).

La sonrisa de la Gioconda (© Luis Racionero, 1999  ISBN: 84-08-05553-4)

El diario secreto de da Vinci (Autor: Zurdo, David ©2004, Hermética ISBN: 9788479277413)

El legado da Vinci (Autor: Perdue, Lewis ©2004, Booket  1147 ISBN: 9788408066354)

El secreto de Mona Lisa (© 2006, Jeanne Kalogridis ISBN: 978-84-8346-815-9 (vol. 516/29))

Gioconda (© Lucille Turner, 2011 © Ediciones B, S.A., 2011 ISBN: 978-84-666-5034-2)

El discípulo de Leonardo (©2013, Ortiz Olaya, Jose Angel ISBN: 5705547533428)

Matar a Leonardo da Vinci (Autor: Galvez , Christian  ©2014, ISBN: 9788483656365)

Anuncios

Un comentario en “fosbury y la originalidad

  1. Un artículo muy acertado, el título es fantástico para describir un sentimiento común en este panorama de revolución tecnológica, donde cada vez nos sentimos menos únicos, tenemos al alcance de la mano “copiar” a otros, y ¿no es ésta la peor manera de deshumanizarnos? ¿no sentirnos únicos? Quizás debamos alejarnos de toda esta infoxicación para escucharnos y volver a encontrarnos…y así volver a ser originales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s