el cuadro más bonito

El Museo Thyssen-Bornemisza presenta una pequeña muestra con cinco obras del artista holandés Vincent van Gogh, como parte de los eventos VanGogh2015, que conmemoran en varios museos europeos el 125 aniversario de su muerte; se trata de  de cuatro óleos y una litografía que representan las grandes etapas de su carrera y que  fueron adquiridas, entre 1965 y 1996, por Hans Heinrich Thyssen, quien había nacido en Scheveningen, la misma playa donde Van Gogh iba a pintar con frecuencia durante sus años en La Haya. Junto a ellas, tres pinturas (también de las colecciones del Museo) de Georges Michel, Charles-François Daubigny y Anton Mauve, tres paisajistas que ejercieron una influencia decisiva en su formación. La mini exposición estará abierta hasta el 11 de enero en el balcón-mirador de la primera planta, con acceso gratuito. les vass

Me refiero en la entrada a uno de estos cuadros: “Les Vessenots” en Auvers, 1890, y ya sé que lo bonito no es una categoría pictórica como lo bello, sublime, real, pintoresco…..pero a mí este paisaje me lo parece, es espontáneo y está lleno de expresión y sentimiento, no hay narración en el tema, pero la pincelada empastada recorre el lienzo con sus trazos y remolinos como corcheas y curvas de violín olvidando las líneas rectas; la gama de verdes gradúa la vida propia del cuadro y el contraste con el tejado rojo del fondo contribuye a definir su profundidad; el horizonte alto produce el efecto de llenar el cuadro de esa última primavera de 1890, que ya se ha acabado,  como  premonición del  trágico final del artista.

Van Gogh desde el principio admira y quiere seguir los pasos de Millet, aunque después encuentra su propio lenguaje tan peculiar; las estaciones de Millet le influyen;  como a tantos otros pintores, las estaciones, las cuatro estaciones, la primavera…..

los tres antonio vincent y alessandro

 

Y saltando hacia el Este por encima de los siglos y de los Alpes  nos encontramos  en Venecia con Antonio Vivaldi, el célebre violinista y compositor barroco, autor  de las cuatro estaciones, entre otras muchas obras, que acompaña a Vincent en algunos detalles de su vida: sus inicios clericales (il prete rosso), el color de su pelo, el contacto con  la orfandad,   la emoción en su obra, las curvas de su violín…… los últimos años de su vida los pasa en Viena, añorando  el color de su Venecia natal y al parecer implicado en una especie de secta esotérica, la Fraternitas Charitatis, tal y como nos lo describe Peter Harris en su entretenida novela el enigma Vivaldi.

el secreto de boticcelli

 

Para cerrar este ciclo y en nuevo salto ahora hacia el Sur aterrizamos en  Florencia, cuna del renacimiento, y llegamos hasta el taller de Alessandro Boticcelli, donde se dan los últimos retoques a su famosa obra la primavera; este cuadro sí que tiene narración, más parece un compendio  de símbolos y alegorías, os invito a la lectura de la novela de Marina Fiorato que los describe con detalle. Alejandro y Vincent también tienen muchas cosas en común y de ellas destaco una, el trato con las prostitutas, que aparte del aspecto sórdido que ello conlleva esconde un trasfondo de soledad, miedo e incomunicación pocas veces mencionados por no parecer inconvenientes.

Anuncios

4 comentarios en “el cuadro más bonito

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s