Mesopotamia y la reina del desierto

Mesopotamia es la cuna del paraíso y en ella nace esta historia en la que aparecen muchos personajes conocidos y otros que lo son menos pero que también son importantes. Estamos a cien años vista de la Gran Guerra y no sólo aquellos cruentos combates fueron acontecimientos excepcionales, también lo fue la revolución del petróleo de 1900 y la división artificial de la región, creando nuevas naciones  y separando pueblos hermanos, como no podía ser  de otra manera cuando los intereses económicos de las grandes potencias hacían coincidir geografía y geometría, al decidir unas fronteras artificiales.

gertrudeEn primer lugar traigo a  Gertrude Margaret Lowthian Bell nacida en Durham en 1868; esta  aventurera inglesa fue exploradora, escritora, fotógrafa, alpinista, etnógrafa, espía, geógrafa, administradora política y diplomática, y también arqueóloga. Aunque la importancia de su papel en la creación del estado de Irak hace que su trabajo arqueológico quede en un segundo plano, o a veces ni se mencione, ella siempre lo consideró el eje de su vida viajera. Perteneciente a una familia adinerada, realiza estudios en la universidad, poco frecuente entonces  para una señorita, y después  de graduarse en Oxford en historia moderna, Lady Margaret,  realizó importantes viajes para completar su formación y sobre todo a  todo el Oriente Medio, pues la holgada posición de su padre se lo permitía. Con gran facilidad para los idiomas, hablaba persa, francés, alemán, árabe y varios dialectos, además claro está del idioma natal, este factor unido a su gran personalidad y decisión la hizo famosa enseguida en toda la región y los jeques árabes estuvieron interesados en mantener relación con ella a pesar de ser mujer, circunstancia que en ningún momento trato de ocultar ni siquiera por motivos de seguridad en sus expediciones, jamás su puso pantalones ni para montar a caballo.

Al finalizar la Primera Guerra Mundial, escribió un informe sobre la administración de Mesopotamia entre el final de la guerra y la rebelión iraquí de 1920, más tarde ayudó a determinar las fronteras en tiempos de posguerra. En 1921 cooperó para colocar en el trono iraquí a un hijo del sharif de La Meca, Faysal ibn Husayn. También ayudó a crear el Museo Nacional de Irak y promovió su convicción de que las antigüedades extraídas en las excavaciones deberían permanecer en su país de origen. En sus experiencias arqueológicas y en concreto en su visita a la excavación de Karkemish, conoce a su futuro amigo y colega de aventuras T.E. Lawrence casi 20 años más joven que ella, Lawrence de Arabia es el segundo de nuestros personajes.

telawrence

Volviendo  a la Gran Guerra y a la revolución del petróleo, nos encontramos  con que éste había sustituido al carbón como combustible principal de los barcos de la Royal Navy  y cada vez había más automóviles. Para el Imperio Británico era necesario controlar Arabia y Mesopotamia (su ruta con la India, perla del imperio, y la cuna del petróleo). El conocimiento de Bell de aquellos países, y sobre todo sus contactos e influencia sobre sus caóticas jefaturas tribales, hizo que sus servicios fueran requeridos por el Arab Intelligence Bureau of the British Army, en El Cairo, igual que los de  su amigo T.E. Lawrence. Se convirtió en indispensable a la hora de tratar con los jeques de la zona del Golfo Pérsico y se trasladó a Basora en 1916.

conf el cairoPosteriormente su trabajo consistió en colaborar en el establecimiento de una nueva monarquía unificada con Faysal ibn Husayn como rey. A las órdenes de Winston Churchill, la arqueóloga fue la única mujer que participó en la conferencia de El Cairo de 1921 que selló el proyecto. Su papel fue mucho más allá, pues intervino en la redacción de las leyes fundamentales del nuevo país e incluso trazó sus fronteras, las mismas que tantos problemas han supuesto después.

Calouste gulbenkianEn la zona se producía un gran choque de intereses, por un lado los turcos dominadores de gran parte de la región y sus aliados los alemanes, de otro las grandes potencias Francia y Gran Bretaña que veían con temor la carrera armamentística emprendida por el káiser Guillermo y en especial su programa de construcción naval, de ahí la gran importancia del petróleo y aquí es donde aparece el otro personaje que traigo a colación, se trata del ingeniero Coluste Goulbekian, un turco de origen armenio, nacionalizado británico y que acabó sus días en Lisboa, Se le conoció como Mr Five Percent (Señor 5%) desde que en 1914, los principales accionistas de Turkish Petroleum Company se vieran obligados a concederle una participación del 5% sin derecho a voto para facilitar la reorganización accionarial que daba entrada a Anglo-Persian Oil  Company sustituyendo al National Bank of Turkey (del cual Goulbekian era un importante accionista). Este acuerdo fue clave para dar satisfacción al deseo del gobierno británico de asegurarse el control de eventuales descubrimientos de petróleo en Iraq. Era un hombre educado en Inglaterra, de gran cultura muy aficionado al arte, su familia mantuvo un vínculo muy especial con la ciudad de Jerusalén. Con la gran fortuna que amasó se estableció al final de su vida en Lisboa, fue un gran mecenas de las artes en Portugal y allí creó el Museo y fundación Calouste Goulbekian  que reúne una magnífica colección de pintura y otros objetos valiosos y  desarrolla un programa cultural muy amplio.

Bueno, pues todo este preámbulo es para recomendarles que lean la biografía de nuestra primera protagonista, La reina del desierto, escrita por  Sarah Holland, y les recomiendo  que la lean porque de un momento a otro se va a estrenar la versión cinematográfica, “Queen of the Desert”,  que creo que será una gran superproducción dirigida por Werner Herzog con Naomi Watts y Robert Pattinson como Gertrude Bell  y  T.E. Lawrence; no les puedo adelantar nada, ni siquiera sé si en la película hay un pequeño romance entre ellos como sospechan algunos, ella murió soltera y entera porque aunque estuvo enamorada de un hombre importante en su vida, al estar éste casado, no consintió por no sentirse  adultera, fue una gran mujer de principios.

Anuncios

2 comentarios en “Mesopotamia y la reina del desierto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s