Guardia Vieja

Guardia Vieja es el nombre que recibió el movimiento cultural formado  por un  grupo de músicos, poetas y bailarines que crearon el tango en un periodo de unos 25 años a caballo del cambio de siglo, del XIX al XX; aunque en realidad el origen del tango es anterior, se identifica con esta etapa  porque en ella es cuando  adquiere nombre, señas de identidad y originalidad musical y coreográfica propias, aparece también en estos momentos el bandoneón dentro de las orquestas típicas. Con el fin de la Guardia Vieja allá por los locos años 20 y el inicio de los tangos de canción de Contursi y Gardel, el viejo tango dejó de formar parte del folclore argentino en sentido estricto y llegó a sufrir una etapa de desprestigio tras la llamada Revolución Libertadora de 1955, arrinconado por la juventud que en una parte importante se volcó hacia una nueva música urbana argentina, una suerte de rock nacionalizado y bautizado como música progresiva, llegando a considerar al viejo tango  “cosa de viejos”.  Hubo después otros intentos por recuperar su popularidad tras la insidiosa campaña en su contra, desde fines de los 80 logró un aggionamiento que le hizo música y baile de exquisito culto; en la actualidad la variedad más moderna del tango en 2014 se denomina neotango y se caracteriza por su desestructuración y el incluir la fusión de otros estilos musicales.

Argentina es un  país con una gran diversidad cultural y una importante actividad artística de renombre internacional en el teatro, la pintura, la escultura, la música y la literatura principalmente,  porque la cultura argentina tiene como origen la síntesis de culturas preponderantemente europeas que se encontraron durante los años de las inmigraciones, lo que le hizo decir al escritor mejicano Carlos Fuentes: “Los mejicanos descendemos de los aztecas, los peruanos descienden de los incas y los argentinos descienden… de los barcos!”  y  a ello también se refería Ernesto Sábato al hablar de  la fractura de la primitiva realidad hispanoamericana en la cuenca del Plata por la inmigración, y con ello ponía de manifiesto la dualidad de sus habitantes, con todos los peligros pero asimismo con todas las ventajas de esa condición: ……”por nuestras raíces europeas vinculamos de modo entrañable el interior de la nación con los perdurables valores del Viejo Mundo; por nuestra condición de americanos, a través del folclore interior y el viejo castellano que nos unifica, nos vinculamos al resto del continente, sintiendo de algún modo la vocación de aquella Patria grande que imaginaron San Martín y Bolívar”.buenos-aires-boca-tango-3

 También esta dualidad aludida aboca a los argentinos a agruparse en escuelas o movimientos artísticos que asimilan los estilos europeos y les dan su sello personal, porque dicen que Europa entra en América por Buenos Aires, y así los primeros grandes movimientos pictóricos en la Argentina, con características propias de una pintura latinoamericana que comenzaba a desarrollarse en todo el continente, coinciden con las primeras manifestaciones de libertad política en el país y la llegada al gobierno del primer presidente elegido por voto popular, Hipólito Yrigoyen, en 1916 y la revolución cultural que implicó la Reforma Universitaria de 1918; la influencia de la Escuela de París da lugar a los tres primeros grandes grupos de las vanguardias argentinas: El Grupo Florida identificado con la clase medio-alta, El Grupo Boedo de tendencia socialista, y el Grupo de La Boca muy influido por la inmigración italiana. Después vendrían las segundas vanguardias con el grupo Orión, los pintores sensibles, los pintores ingenuos, los neorrealistas, la Escuela de muralistas de Tucumán, el grupo nueva figuración, el movimiento de arte generativo, los pintores modernos, el movimiento Madí, y los movimientos más recientes hasta llegar al grupo Mondongo de gran proyección internacional sobre todo a raíz de la bienal de Venecia 2007.

Y todo este recorrido por la pintura moderna argentina del último siglo y sus interlocuciones con las corrientes europeas lo traigo a colación para responder a una amiga argentina que me decía recientemente que intuía alguna razón que la conectaba con Europa, y quizá no haya caído en la cuenta de que esa razón era ella misma, ella es el verdadero vínculo trasatlántico. O acaso a primera vista son ustedes capaces de diferenciar en estas fotografías el Rastro de Madrid y San Telmo de Buenos Aires.

el rastro 1 6480d-argentina-buenosaires-feriadesantelm

Y no podía ser para menos que, hablando de Argentina y Europa, la novela recomendada esta vez sea El tango de la Guardia Vieja de Arturo Pérez Reverte.  Una pareja de jóvenes apuestos, acuciados por pasiones urgentes como la vida, se mira a los ojos al bailar un tango, aún no escrito, en el salón silencioso y desierto de un transatlántico que navega en la noche, trazando sin saberlo, al moverse abrazados, la rúbrica de un mundo irreal cuyas luces fatigadas empiezan a apagarse para siempre. Un extraño desafío entre dos músicos, que lleva a uno de ellos a Buenos Aires en 1928; un asunto de espionaje en la Riviera francesa durante la Guerra Civil española; una inquietante partida de ajedrez en el Sorrento de los años sesenta…

el tango de la guardia vieja

El tango de la Guardia Vieja narra con pulso admirable una turbia y apasionada historia de amor, traiciones e intrigas, que se prolonga durante cuatro décadas a través de un siglo convulso y fascinante entre la luz crepuscular de una época que se extingue. Además de ser  una gran historia de amor, la novela es también un amplio y documentadísimo fresco de la historia de una Europa desvanecida, la de los años veinte, treinta y sesenta. Amor, sentimientos, erotismo y aventura.

Por cierto no sé si saben ustedes que Arturo Pérez Reverte, se encontraba entre los saharauis que sorprendentemente se manifestaron en el Aaiún el día de la visita de la comisión de la ONU al Sahara español allá por el año 1975, pero esto es otra historia que algún día les contaré.

Anuncios

The 8 y ½ Band

The 8 y ½  Band es una Banda de rock a la antigua usanza, tienen todos los componentes necesarios para gustar a los amantes del rock y del pop clásicos, además de su propio estilo  hacen una puesta en escena muy cuidada, con una extraordinaria calidad de sonido, empleando los más sofisticados medios tecnológicos que hay en el mercado actualmente.

Combinando ese estilo peculiar, su magnífico sonido y un gran trabajo de preparación son capaces de crear un ambiente muy agradable para los amantes de este tipo de música de bandas en locales reducidos como éste en el que van a actuar el próximo viernes día 13 de marzo en la sala La buena década  de la calle santa hortensia 14 muy cerca de Torres Blancas y del hotel Puerta de América.

8½ 2Este mes se celebra el centenario del nacimiento del compositor milanés Nino Rota, un compositor que logró ser apreciado y respetado tanto por los sectores más intelectuales como los más populares del cine, dentro y fuera de Italia. Su larga vinculación al cine de Federico Fellini le dio una gran fama mundial, pero en cierta manera eso se volvió en su contra artísticamente: sus músicas para Fellini fueron tan extraordinariamente populares que ocultaron al gran público su verdadero rostro musical, que era ciertamente distinto al de la música ligera y circense. Seguro que recuerdan la música de: La Strada (1954), Las noches de Cabiria (1957),  La Dolce Vita (1960),  Fellini 8 y 1/2  (1963),  Satyricón (1969), Amarcord (1973) o El Casanova (1976). Nino Rota siempre mostraría un enorme afecto personal por Fellini, nunca le negó nada y paseó en conciertos por todo el mundo la música de sus films. Pero había otros Nino Rota bien diferentes, incluso en otras de sus bandas sonoras para cine, como la de El Gatopardo de Visconti, o más tarde Romeo y Julieta,  e incluso la de El Padrino…….

Si vienen el próximo viernes 13 de marzo a ver actuar a the 8 y ½ Band  y se toman una copa en este garito, al salir recordarán a Fellini y empezarán a crear semejanzas.

abrazo paracaidista

Antiguamente, cuando las cartas eran manuscritas se terminaba el discurso con diversas fórmulas de cortesía según la relación existente entre el emisor y el receptor de la misiva, hoy en día con las nuevas tecnologías ha cambiado sustancialmente no sólo el soporte sino también el estilo, las fórmulas y las despedidas, y esto viene a cuento porque desde hace unos años me he encontrado con la costumbre, a la que me he sumado, de terminar los mensajes de e-mail con la siguiente despedida: Abrazo paracaidista. Han sido varias las personas que me han preguntado,…..pero, cómo es un abrazo paracaidista?  Y,  aparte de la respuesta rápida de que en el próximo encuentro se lo demostraría personalmente, no he sabido contestar a la pregunta de una forma clara ya que el abrazo paracaidista, además de virtual, es un abrazo de sentimientos, los que unen a los miembros de la familia paracaidista, que trascienden a los del compañerismo, camaradería, corporativismo o afinidad que se dan en otros grupos sociales,   quizá haya que buscarlos en la teoría de los fantasmas de Lacan pues al fin y al cabo el salto del paracaidista es un salto al vacío, al vacío existencial, un salto a la muerte que se frena con la acción mecánica de la cinta extractora o con la libre voluntad de tirar de la anilla para abrir el paracaídas; claro que todo esto no se puede definir ni razonar, hay que sentirlo.

tres herm La foto es un recuerdo de las dos familias, la de sangre y la paracaidista, estos tres hermanos sólo dieron un salto juntos, fue en el mes de febrero de hace 34 años en la localidad madrileña de Santorcaz, donde se rodó una antigua serie de televisión que los más mayores recordarán sin duda: Crónicas de un pueblo.

Nuestras fuerzas paracaidistas del Ejército de Tierra nacen con el primer salto el 23 de febrero de 1953, apenas ayer, todavía viven y se reúnen algunos de los integrantes del primer curso. El Papa Juan XXIII les dijo en una ocasión a los paracaidistas que estuvieran siempre vigilantes no fuera que a fuerza de bajar del cielo se olvidaran de la forma de subir a él; algunos ya lo han hecho y otros estamos en ello.

airbone airbone AA

Esta relación entre los paracaidistas es la misma en los ejércitos de otras naciones; la  82.ª División Aerotransportada ( 82nd Airborne División)  es una división de infantería paracaidista del Ejército de Estados Unidos con base en Fort Bragg, que fue creada en el año 1917 y dado que, inicialmente, los miembros de la división eran oriundos de los cuarenta y ocho estados de los EE.UU., la unidad adquirió el sobrenombre de All American, origen del distintivo AA que llevan en la parte superior del hombro izquierdo los miembros de la división.

Ellos tienen su lema y cuando se encuentran se saludan con estas expresiones: Airborne!  – dice uno,  all the way! – le contesta el otro.

El Armory Show fue una Exposición Internacional de Arte Moderno que tuvo  lugar en la armería del 69º regimiento de la Guardia Nacional en Nueva York en el mes de febrero de 1913, esta exposición se convirtió en un punto de inflexión para el arte de Estados Unidos en dirección al denominado “arte moderno”, frente al hasta entonces dominante “academicismo”. Provocó que los artistas estadounidenses se hicieran más independientes y crearan su propio lenguaje artístico, años más tarde surgirían el expresionismo abstracto y el pop art, hijos de esa liberación de las cadenas, (aunque el pop art nace en Inglaterra pero los temas eran propiamente americanos). La muestra dio a conocer al público norteamericano, por primera vez, el arte de vanguardia europeo con obras representativas del impresionismo, el simbolismo, el postimpresionismo, el cubismo y el fauvismo. Entre las obras más escandalosas destacó Desnudo descendiendo una escalera, nº2, de Marcel Duchamp. The Armory  Show se ha perpetuado hasta nuestros días.

Llama la atención que esta exhibición de arte se celebrara precisamente en una instalación militar arrendada para esta ocasión, pero los americanos son así, los americanos son pop y el ejército americano es una parte importante de ese pueblo, el emblema AA de la 82nd Airborne Division es un icono, cualquier americano lo reconoce al verlo en el brazo del uniforme de un soldado, y las imágenes del cementerio de Arlington no son menos pop que las three-flags de Jaspers Johns.

three-flags Old Guard soldiers plant flags at Arlington National Cemetery