Noli me tangere

Esta expresión aunque tal vez no muy conocida, si es bastante habitual cuando hablamos del mundo del arte y más concretamente de pintura. Se corresponde con la expresión latina que literalmente quiere decir no me toques o no me retengas, y que entronca con el tropo literario pagano de unos ciervos blancos romanos hallados con la inscripción en un collar sobre su cuello: Noli me tangere, Caesaris sum (no me toques, soy de César).
El evangelio de San Juan nos cuenta que María Magdalena al llegar al sepulcro de Jesús lo encontró vacío, pues había resucitado. En ese momento se le apareció y aunque en un principio ella no le reconoció bien pronto supo que era él y al hacer ademán de tocarlo Jesús le dijo: No me toques, pues todavía no he subido al Padre. Esta escena ha sido llevada en múltiples ocasiones al lienzo, es una composición diagonal de  la imagen de Jesús y María Magdalena con intención de tocarlo y la orden tajante de Jesús que llama la atención porque  más parece una reprimenda que un aviso y más tratándose de María Magdalena que junto con la Virgen María fueron las mujeres más importantes en su vida. Es innumerable la lista de pintores que la han representado a lo largo de los siglos, baste como ejemplo algunos que tenemos muy próximos aquí en Madrid en el Museo del Prado y en el Palacio Real, Correggio, Jerónimo Cósida y Rafael Mengs respectivamente.

a noli me tangere tríptico

Al parecer de algunos polemistas, esta repetición del tema se explica por la intención de la Iglesia -que ha sido durante muchos siglos el principal comitente de pintura de temas religiosos con fines eminentemente didácticos  y medio de influencia en la conciencia de los creyentes-  de resaltar el misterio de la resurrección de Jesucristo que periódicamente se ha visto cuestionada así como de poner una barrera, con ese gesto tajante, en la buena relación de Jesús con María Magdalena  que  también ha dado pábulo a ciertas teorías sobre la descendencia de la estirpe de Jesús y a las leyendas del Santo Grial que hoy en día tienen tan buena acogida en la literatura por el morbo añadido que contienen de ataque soterrado a la historia de la Iglesia católica.

a noli-me-tangere j rizalPero hay otro noli me tangere del que les quiero hablar y es el título de una novela del héroe de la independencia filipina,  José Rizal, médico, escritor y mártir de la revolución que vivió 35 años, apenas los últimos del siglo XIX; mestizo con sangre española, filipina, malaya y china, estudió en los jesuitas de Manila bachillerato de artes, en la universidad  filosofía y letras  y después medicina,  luego vería convalidados sus estudios universitarios en Madrid ejerciendo  más tarde en París y en Heidelberg como oftalmólogo. Fue en el claustro universitario donde inició su militancia política y su denuncia anticolonialista; maestro masón desde 1984, juguete roto de los políticos liberales que le encumbraron y jalearon y que fueron los que luego le hicieron caer cuando temieron que se les iba de las manos.  Al parecer, la lealtad de Rizal respecto a España era por entonces incuestionable. Lejos de mostrarse revolucionario, era más bien el culto joven burgués que ansiaba reformas administrativas para Filipinas, entre ellas la equiparación del archipiélago a provincia española de pleno derecho; esto conllevaba el fin del estatuto colonial y, sobre todo, de la sofocante tutela clerical, que impedía la modernización y progreso de Filipinas. Como escritor nos ha dejado poemas, teatro, escritos históricos y algunas novelas, una de ellas noli me tangere, la escribe durante su viaje a Europa y en ella Rizal da cuenta de la ignorancia, la crueldad y la avaricia que marcaban la vida en la Filipinas colonial, culpando a las órdenes religiosas de esta triste situación, por lo que fue prohibida. Aunque la novela defendía la reforma y no la revolución armada ni el rechazo a España, fue recibida con hostilidad y suspicacia por los elementos conservadores de la colonia y tildada de subversiva e impía por los religiosos;  un cúmulo de circunstancias en los años posteriores le llevó ante un consejo de guerra y murió fusilado en Manila en el lugar que hoy ocupa un parque que lleva su nombre.

a morir-bajo-cielo-prada--146x220Y  estos difíciles años del fin del siglo XIX que se vivieron en la metrópoli y las colonias españolas y en particular en Filipinas, constituyen el marco de la novela de Juan Manuel de Prada que hoy os propongo, se trata de Morir bajo tu cielo que relata una historia épica, intimista, ideológica y de aventuras al mismo tiempo en torno al episodio de un destacamento español que resistió el asedio de las tropas filipinas, muy superiores en número, en la iglesia del pueblo de Baler, en la isla de Luzón,  durante casi un año desde el verano de 1898, incluso cuando aquellas tierras habían dejado ya de ser españolas; aquellos soldados pasarían a la historia como los últimos de Filipinas. El autor nos propone una inmersión en la Filipinas de la época, de la mano de personajes inolvidables que permanecerán en la memoria y el corazón de los lectores, y lo hace con ese vocabulario tan rico que el domina, fruto sin duda de un trabajo de investigación intenso, y que nos recuerda  aquellos dictados que, los niños de mi época al menos, sufríamos en la ardua labor de aprender ortografía y cuyos vocablos rara vez habíamos escuchado en el lenguaje corriente de nuestros primeros años: batahola, hecatombe, baraúnda,…que nos lleva, a los personajes y a los lectores a confluir todos en Baler, donde les aguarda a ellos su destino y a nosotros la reflexión final sobre tantos hombres y mujeres que suplieron la ineptitud de unos gobernantes nefastos con voluntad, valor, sacrificios personales y amor a sus semejantes.

La novela es densa y nada mejor que las palabras de su autor para entender su oportunidad:

En Morir bajo tu cielo, con el telón de fondo histórico de la pérdida de Filipinas, pruebo a hacer novela de aventuras exóticas y novela política, novela romántica y esperpento, novela intimista y novela bélica. Es una historia de largo aliento, coral y apasionada, protagonizada por hombres y mujeres heroicos, en contraste con la España de la Restauración, pululante de políticos corruptos y fariseos profesionales, que los sacrificó sin que le temblara el pulso. Más o menos como nos sacrifican hoy, por cierto.

……………………………….

……………………………….

Ensueño de mi vida, mi ardiente vivo anhelo,

¡Salud te grita el alma que pronto va a partir!

¡Salud! ah, que es hermoso caer por darte vuelo,

Morir por darte vida, morir bajo tu cielo,

Y en tu encantada tierra la eternidad dormir.

…………………………………….

……………………………..

Mi Último Adiós

Anuncios

Un comentario en “Noli me tangere

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s