La cocina es un nombre de mujer

Por favor continúe leyendo y no se soliviante antes de tiempo;  como un buen número  de mis lectores preferidos sois mujeres y algunas de vosotras militáis en la radicalidad propia de vuestra bonita edad, tengo que ir con pasos de plomo en cada frase que escribo para evitar malentendidos, murmullos y aviesos comentarios en voz baja. No, no se trata de una frase machista, es la expresión de un sentimiento profundo, de una realidad interna,   vayan ustedes a saber porqué, porque he amado a muchas mujeres o porque las he amado mucho, porque las muescas en la culata de nácar se han transformado en cicatrices en el alma de piedra, o,… porque ha pasado mucho tiempo, demasiado tiempo tal vez. Vayan ustedes a saber porqué, pero a menudo un paisaje, una ciudad, un aroma o una música se visten en mi pensamiento con nombre de mujer. Creo recordar una vieja película donde  Woody Allen, se preguntaba aquello de: ¿un recuerdo es algo que tienes o algo que has perdido?  Lejos de encontrar una respuesta he encontrado un elemento que más que evocar me transporta, que más que a recordar me ayuda a retroceder en el tiempo, la cocina. Los platos compartidos, platos con nombre o al menos con alma de mujer.

Tampoco crean que esto va a ser de aquí en adelante un manual de seducción, porque ya no corren los años para vestirse con los trajes de la vanidad sino para sacar hacia fuera el tesoro del cariño compartido acumulado. Pretendo en lo sucesivo hacer algunas entradas con platos de cocina a los que pondré nombre de mujer, tal vez cambiando aquel por uno ficticio para que la curiosidad no empañe el contenido. Y para ponerme en situación y dar un mínimo de congruencia a las ideas  y los recuerdos empiezo por  afanarme en limpiar mi cocina, que últimamente la tenía un poco abandonada, tirando la mayoría de los objetos inútiles  que a modo de  amuletos en ella tenía acumulados; ya estoy oyendo algún comentario: la de veces que te lo había dicho, alma de cántaro…..

Los primeros trazos de la personalidad de una mujer que se atisban justo antes de una invitación para compartir mesa me han inspirado algunos platos;  ahora y con la ayuda de mi amigo el cocinero de esta pequeña historia se los voy a ir mostrando en días sucesivos, sin prisa pero sin pausa, como decía el presidente  Suarez. No me voy a atribuir medallas, en algunos  de estos platos he sido yo  el receptor de la fórmula y en otros ha sido tan fácil como ajustar algún plato tradicional, o una receta conocida, a la persona que lo inspiraba, siempre habrá algo de  pura invención, caso de que alguien acepte la posibilidad de que queda algo por inventar en la cocina.

Todos intentamos captar la esencia de la mujer amada y procurarlo, para elaborar algo comestible, es la muestra de un delirio cuasi antropofágico, de la voluntad atávica de devorarla más que de amarla. Quizás es algo que resalta mi dimensión femenina, ¿o no son las hembras las que siempre devoran al macho? – Viuda negra, mantis religiosa,…-. Convertirla en algo comestible para luego devorarla es realmente excitante, pero todavía lo es más el hecho de compartirlo con ella misma. Es incorporar un tercer elemento a la pareja, un tercer elemento que pretende contener el espíritu de ambos, la sublimación de lo que somos juntos, para incorporarlo a nuestro organismo. Me la imagino a veces en la caldera de un alambique, donde se desprende su pura esencia, el espíritu, que luego bebemos juntos hasta embriagarnos. Y lo sorprendente, o quizás no tanto, es ver que siempre el plato premeditado y confeccionado a medida con la precisión de un buen sastre produce el efecto deseado en la pareja. Jamás he tenido que calificar de indigna a una mujer con la que haya compartido mesa.

fisiologia del gustoEl famoso abogado, médico, político, escritor, gastrónomo e incluso violinista  Jean Anthelme Brillat-Savarin, autor de la Fisiología del Gusto, propone tres series  a partir del método de las medidas gastronómicas y aún me parece que cabe una cuarta manifestación que es de carácter absoluto y que nada tiene que ver con la facultades y costumbres fruto de la condición social. La tesis sobre la existencia de esta cuarta manifestación se basa sólidamente en la propia experiencia pero recoge sus bases en la enumeración de los seis sentidos que se plantea en la obra que los relaciona de manera que parecen fruto de una evolución, del progresivo enriquecimiento del espíritu humano a medida que los desarrolla. Así, tras el gusto, el cual dice que nos sirve para apreciar todo lo sápido o comestible, menciona el tacto y, por último, el que denomina sentido generador, es decir, el amor físico que atrae a ambos sexos opuestos. Así pues, la manifestación que se debe producir en la cuarta serie de las medidas gastronómicas es: ¡Si sois capaz de alentar así uno de mis sentidos que no haréis con el sex(t)o!  Manifestación a la que cabe dar curso con presteza pero con el cuidado necesario para no alterar la digestión. Esta condición enriquecerá el sentido generador, puesto que invita a amar con la laxitud y la serenidad de los viejos amantes, huyendo de las prisas adolescentes. Savarín ha dado nombre a un postre muy popular en toda Francia, el pastel Savarín.

La primera receta que voy a publicar  la vamos a llamar El Cadáver Exquisito, que, como entrada de este blog, tiene su carácter femenino y permite la ocultación más arriba apuntada. La voy  a preparar con esmero y se la serviré en pocos días…

…………….Verla fue como volver a ver el cuadro. No se lo confesé porque sólo habíamos compartido un día y una noche y, yo me recordaba el cuadro que formaba parte del paisaje diurno. Recordaba mejor al cuadro que a ella, que fue el centro de mi paisaje durante……….

Anuncios

Un comentario en “La cocina es un nombre de mujer

  1. Pingback: 3 1 | el coronel no tiene quien le lea

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s