Sombrero de caballería

sombrero de caballeríaMe vienen a la memoria  los años de cadete en la academia general  militar de Zaragoza en los que era costumbre y tradición poner motes a todos los profesores, a todos sin excepción; eran apodos que se heredaban de unas promociones a otras y que nos hacían aprender los cadetes veteranos nada más llegar ,  bueno nos hacían eso y otras muchas cosas, algunas muy simpáticas que en otra ocasión les contaré, eran novatadas que servían para tensar la cuerda de nuestra paciencia de novatos, para forjarnos, pero que en ningún caso sobrepasaban los límites de la dignidad y el decoro. Teníamos un buen plantel de profesores, muchos de ellos permanecían en sus puestos bastantes años, por lo que cuando llegaba alguno nuevo, los cadetes se esforzaban enseguida en ponerle su mote correspondiente en razón de alguna característica fisonómica, soniquete o metonimia, casi siempre buscando un punto de acidez. El maxi, el tanca, el remache, el triqui, el chapas, el salchicha, …. y tantos otros.  El título de la entrada,   es el mote de un capitán  de caballería que se incorporó en aquellos años y del que no recuerdo el nombre, pero no respondía en absoluto al modelo de los profesores que nos puteaban en las clases de equitación haciéndonos soltar los estribos y trotar a la española una hora sin parar cuando se mosqueaban, o que nos arengaban con frases que no debo repetir aquí; no era como sus compañeros de arma,  este era de trato afable, introvertido, educado, y lo que nos llamaba la atención era su gorra teresiana arrugada como las del séptimo de caballería, de ahí su apodo: Sombrero de Caballería.

Rio RojoEl sombrero, cuyo uso ha decaído bastante, era, además de otras muchas cosas, un recurso para distinguir a las personas, un símbolo de distinción o de clase, en incluso un recurso cinematográfico como nos descubre Howard Hawks  que en una entrevista en la que le preguntan por las dificultades de las primeras escenas de la película Río Rojo en que salen un montón de vaqueros en primer plano conduciendo ganado, decía que la solución de las dificultades que se presentan cuando se tienen seis u ocho personajes que van a salir a escena continuamente en primeros planos es dotarles de elementos muy diferenciadores unos de otros y eso lo consigue con los trajes, con los colores y también con los sombreros, todos con sombreros diferentes a uno le pone un sombrero hongo, a otro de explorador, a otro de caballería, otro lleva un sombrero muy gastado y roto, y otro uno reluciente.

Cuando yo era niño la mayoría de los hombres que se veían por la calle iban tocados: con sombrero los caballeros o con gorra los menestrales. Recuerdo a mi padre siempre con sombrero, en invierno y en verano, y este recuerdo me da pie a que les plantee un acertijo de los muchos que nos planteaba él de vez en cuando, y que recientemente ha caído en mis manos por otra vía, hay que pensar un poco, es el JUEGO DE LOS SOMBREROS: En una celda hay tres prisioneros y el carcelero decide dejar a uno en libertad. Para ello les pone esta prueba: tengo cinco sombreros, tres negros y dos blancos. Os colocareis en fila, uno detrás de otro, y os pondré a cada uno un sombrero. El que acierte el color de su sombreo se salvará. Por supuesto no pueden ver su sombrero. Estando en fila, el tercero que ve a los dos de delante dice: no sé de qué color es mi sombrero. El segundo, que ve al primero y ha escuchado al tercero, también dice que no sabe de qué color es su sombrero. El primero, que no ve a ninguno y ha escuchado a los dos anteriores, dice: mi sombreo es de tal color y se salva. Si tu estuvieses el primero de la fila ¿sabrías de qué color es tu sombreo y razonarlo?

A lo mejor no tienen ustedes ganas de pensar en el acertijo, pero ya que estamos hablando de sombreros y de pensar aprovecho para hacerles una recomendación, se trata del libro Seis sombreros para pensar , de Edward De Bono, en el que se expone una metodología para discusiones y toma de decisiones en grupo. La herramienta, combinada con el pensamiento lateral al que es asociada, provee de unas materias a los grupos para pensar juntos más efectivamente, y materias para planear procesos de pensamiento de un modo detallado y cohesivo. El proceso de toma de decisiones es una actividad cerebral muy compleja en la que se mezclan emociones, sentimientos, y la ponderación de alternativas, ventajas e inconvenientes. El método de los seis sombreros intenta simular lo que ocurre en la mente humana adoptando el símil de un sombrero, ese objeto que una persona puede ponerse o quitarse a voluntad.

seis sombreros para pensar

Cada uno de los seis sombreros es de un color diferente, lo que simboliza las diferentes formas en las que se puede observar la realidad. Cuando haya que adoptar una decisión, ya sea de manera individual o como grupo, Edward de Bono propone colocarse de forma secuencial un sombrero de cada color en la cabeza y expresar una opinión sobre el tema tratado. La única restricción que existe es que esa opinión tiene que seguir las reglas que se asocian con cada color. Así, por ejemplo, si estamos con el sombrero blanco, nuestro punto de vista tiene que ser lo más neutral posible, analizando las cosas con datos, hechos o cifras. Por el contrario, si utilizamos el sombrero rojo, nuestra visión puede ser más subjetiva y guiarse por las emociones, los sentimientos o las intuiciones. La meta de este modelo es encontrar una descripción poliédrica de los problemas sin tratar de juzgar a priori lo que está bien o está mal o lo correcto o incorrecto. La idea es descubrir las diferentes facetas de la realidad, hacer visibles los aspectos que puedan permanecer ocultos y facilitar el proceso final de toma de decisiones. Al no buscar la polémica estéril, este método ayuda a poner de acuerdo a personas que puedan mantener puntos de vista aparentemente irreconciliables, utilizando la empatía para evitar las confrontaciones infructuosas.

Si alguno echa en falta el sombrero negro, les remito a otra entrada que publiqué allá por el mes de abril del año pasado.

 

Anuncios

Un comentario en “Sombrero de caballería

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s