Sorry

sorry

Les traigo hoy esta imagen para ilustrar la entrada, se trata de la caratula del video clip Sorry, uno de los mayores éxitos de Justin Biever. Me llama la atención que decir lo siento sea la frase que más se emplea en las relaciones verbales entre dos personas, pareja, padres e hijos, amigos, compañeros, rivales, etc., pero mientras algunos se resisten a emplearla cuando deben porque no les sale, a otros, de tanto usarla, se les deshace en la boca causando empalago, …… que difícil es aparcar en tu plaza sin pisar las rayas. 

el arbol del perdonEste cuadro, El árbol del perdón, pintado por Edward Coley Burne Jones, que se encuentra en el National Museum Liverpool y dos grandes artistas del renacimiento de fama mundial me van a servir para hablarles un poco del tema. Leonardo da Vinci y Miguel Angel Buonarroti constituyen una pareja de circunstancias, son coetáneos, aunque se llevaban 23 años de diferencia, y durante los 44 que vivieron ambos entre Florencia y Roma, tuvieron muchas ocasiones de coincidir, aunque no ha quedado constancia de que tuvieran una relación cordial ni siquiera de que se relacionaran asiduamente, a pesar de frecuentar el jardín de los Medicis o los ambientes artísticos romanos. Ambos eran artistas multidisciplinares, arquitecto, escultor y pintor Miguel Angel, y un erudito completo Leonardo pues se le puede considerar pintor, anatomista, arquitecto, paleontólogo, botánico, científico, escritor, escultor, filósofo, ingeniero, inventor, músico, poeta y urbanista. Coincidían en otras muchas cosas, no solo artísticas sino también en su pensamiento avanzado, su postura ante la iglesia, sus costumbres, su curiosidad intelectual, su sentido de la perfección y tantas otras que les  han llevado a ser considerados como genuinos representantes del hombre moderno renacentista, pero en lo que no coincidieron en absoluto fue en su carácter, pues el de Miguel Angel era hosco, de los del grupo que no piden perdón ni queriendo, mientras que Leonardo era una persona muy afable al que no le dolían prendas disculparse y esa afectividad suya le situaba un escalón por encima del resto de los mortales y le aportaba una gran seguridad personal.

Christian Gálvez, el presentador de televisión, acaba de publicar su novela Rezar por Miguel Angel, que se complementa con otra anterior Matar a Leonardo, ambas de la editorial SUMA. En las dos, el autor recrea una época gloriosa de la Italia renacentista, cargada de acontecimientos en torno a las dos ciudades, Roma y Florencia, que llevaron al extremo su rivalidad en el campo de la política, la economía, la religión, la cultura y el progreso social. El argumento de cada una de las novelas se centra en una ingeniosa teoría de ciertas actuaciones de los artistas, que no quiero desvelar aquí, en ellas se mezclan intrigas, arte y pasión como no podía ser de otra manera y el armazón de los relatos se complementa con una buena cantidad de personajes y situaciones históricas, datos y detalles curiosos, aunque algunos de ellos sean leyendas traídas al pelo para justificar alguna postura de los personajes, como la famosa alusión al alma de las mujeres no reconocida hasta el Consejo de Macon del año 486 y por un solo voto a favor. Miguel Angel hablaba a los bloques de mármol mientras Leonardo aprovechaba sus estudios de anatomía diseccionando cadáveres en busca del alma, no son pocos los que después de él lo siguen intentando, pero no voy a entrar en ello, les recomiendo si les interesa el tema y cuando tengan tiempo que visiten el blog los cordones que me ato cada día en el que aparece un interesante estudio en tres capítulos sobre el particular acompañados con una música que invita a la lectura.

Pero volvamos a nuestros dos artistas porque ambos personajes están llenos de perdón, lo cual les hace más grandes. Ante una pregunta impertinente Leonardo responde con una lección de tolerancia y una obra maestra de sentimiento:

……hombre o mujer que importa, solo les diré que su cadera, medía 32 besos. Lo importante era amar y ser amado. La correspondencia en el amor por encima de cualquier duda ética o moral. La atracción de la riqueza corresponde al interés. La atracción del físico corresponde al deseo. La atracción de la inteligencia corresponde a la admiración. La atracción sin un determinado porqué corresponde al amor.

Bueno si les apetece leerlas entenderán bien lo del perdón, y el lienzo de Burne Jones que les mostraba al principio es para medir la cadera.

¡Otra vez el video clip, ahora con el link por si lo quieren escuchar y ver el video……adolescentes!

Anuncios

4 comentarios en “Sorry

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s