Memes y tetes

gc-y-salto-de-vallaYo creo que a muchos de ustedes les ha debido de pasar lo mismo que a mí, que, a pesar de estar usándolos con relativa frecuencia en nuestras relaciones informales a través de las nuevas tecnologías, que nos han invadido, no hemos sido conscientes de que estábamos usando memes. Al parecer a todos esos mensajes graciosos, críticos, ocurrentes e incluso cursis que nos mandamos, por wasApp principalmente, se les incluye en la categoría de memes, y aunque la explicación no es muy pacífica, todo apunta a que proviene de una teoría científica del pasado siglo según la cual el conocimiento se nutre de unos factores heredados a través de los genes y otros adquiridos a través de los memes, que vienen a ser las unidades primarias culturales de conocimiento transmitidas, susceptibles de llegar a muchos destinatarios en cortos intervalos de tiempo. La explicación es un poco grosera pero no quiero aburrirles con más detalles, sólo hacer hincapié en sus dos notas diferenciadoras: que se trata de unidades elementales y que se transmiten muy rápido a muchos destinatarios. La primera de estas notas, la sencillez, nos lleva a englobar en los memes cualquier idea sugerida con una imagen, una frase, un movimiento e incluso un sonido breve; la rapidez nos indica el método de difusión, a través de las redes sociales.

los-besos-que-se-dan

En esta entrada he tratado de buscar los antecedentes de estos memes, y creo que la principal fuente en que podemos encontrarlos es en la de las caricaturas. No me voy a extender mucho sobre ellas, porque sería largo, laborioso e incluso aburrido, quiero simplemente dejar constancia de su relación estrecha con el mundo de la pintura. La caricatura como género artístico suele ser un retrato, u otra representación humorística que exagera los rasgos físicos o faciales, la vestimenta, o bien aspectos del comportamiento o los modales característicos de un individuo, con el fin de producir un efecto grotesco. La caricatura puede ser también el medio de ridiculizar situaciones e instituciones políticas, sociales o religiosas, y los actos de grupos o clases sociales. En este caso, suele tener una intención satírica más que humorística, con el fin de alentar el cambio político o social.

La caricatura en su sentido moderno, nació, unida a la pintura, en Bolonia a finales del siglo XVI, en la escuela de los Carracci, también Bernini e incluso Tiépolo hicieron incursiones en ella. En España, Goya y una larga tradición de caricaturistas españoles que tuvieron gran auge durante el reinado de Isabel II. El género pictórico de caricatura política nace cuando en Inglaterra se tomó como un arma de defensa contra quienes manejaban asuntos de Estado, el pintor William Hogarth entre los siglos XVII y XVIII realizó muchas ilustraciones burlonas de crítica social. La caricatura política nace propiamente en Francia, tras las ilustraciones alusivas a temas controvertidos y de personajes como Napoleón III y Luis Felipe, que ponían en tela de juicio su credibilidad ante la opinión pública. La caricatura política es desde entonces un sistema de lucha dirigido con virulencia contra personajes de la vida pública, con el ánimo de ridiculizarlos para resaltar sus errores.

burro-y-elefante

Además, aporta una visión no formal a la opinión pública, permitiendo revivir el pasado gracias a la facultad del hombre de integrar elementos heterogéneos a la visión histórica.  El caricaturista político estadounidense más notable del siglo XIX fue Thomas Nast, creador de los símbolos de los partidos Republicano y Demócrata, el elefante y el asno, respectivamente. Sin dudas el máximo exponente de la caricatura ha sido el francés decimonónico Honoré Daumier. Toulouse-Lautrec, Juan Gris, Ottone Rosai, Mario Sironi, Grosz y James Ensor, entre otros, realizaron obras pictóricas e ilustraciones de fuerte estilo caricaturesco, en la Alemania actual sobresale el hiperrealista Sebastián Kruger.

La forma más común de las caricaturas políticas y sociales es la viñeta. Estas ilustraciones fueron impulsadas gracias a la difusión de la litografía que permitió la fundación de periódicos ilustrados en un mayor número. La caricatura pasa de la pintura a las ilustraciones en publicaciones como: ¡Cu-Cut!, Punch, Le Charivari, Puck, Le Silhoutte,  Le Père Duchêne, Le RireL’Assiette au Beurre,  Simplicissimus, La codorniz, El Mosquito, Don Quijote, Caras y Caretas, Tía Vicenta, Humor Registrado, Charlie Hebdo, Ácido en la red.

Bueno, después de mencionar los memes y las caricaturas, algunos de ustedes, los más cartesianos, pensarán enseguida en que artilugio emplearé para relacionar memes con tetes, como anunciaba al principio en la entrada; tampoco es fácil pero lo intentaré: en la Grecia clásica, los tetes, constituían la última de las clases sociales y económicas; eran los más fervientes partidarios de la democracia, pues habían sido los últimos ciudadanos en adquirir el derecho de voto y serían los primeros en perderlo en caso de que la democracia se restringiera, de esta clase social se nutrían algunos oficios especialmente penosos como el cuerpo de remeros. Su compromiso con la democracia y su oposición a la oligarquía, tiene algo que ver con los sentimientos de rechazo de las castas tan similar al defendido por algunos movimientos contestatarios actuales, además de que el movimiento asambleario y populista que pretenden imponer como democracia más pura no es sino el camino hacia una dictadura de los demagogos tal y como ya avisaba Sócrates en sus críticas acerbas que le llevaron a la muerte.

asesinato-de-socrates

Les recomiendo, si les gustan las novelas históricas, que lean El asesinato de Sócrates, finalista de los premios Planeta 2016, de Marcos Chicot; se trata de una intriga histórica ambientada en el siglo más apasionante de la Grecia clásica (s. V a. C.) en la que un oscuro oráculo vaticina la muerte de Sócrates, mientras que un recién nacido es condenado a morir por su propio padre, ambientado todo ello en las guerras del Peloponeso, una guerra encarnizada entre Atenas y Esparta que desangra Grecia. La novela recrea magistralmente la época más extraordinaria de nuestra historia. Madres que luchan por sus hijos, amores imposibles y soldados tratando de sobrevivir se entrelazan de un modo fascinante con los gobernantes, artistas y pensadores que convirtieron a Grecia en la cuna de nuestra civilización. A lo largo de las páginas de esta absorbente novela, brilla con luz propia la figura inigualable de Sócrates, el hombre cuya vida y muerte nos inspiran desde hace siglos y la que marca un antes y un después en la historia de la humanidad.

El trágico final del filósofo es una lección de la historia que nos debería de hacer reflexionar; la velocidad de los trirremes atenienses que impulsaban los sufridos remeros tetes, ciudadanos con derecho a voto, que les permitían el dominio sobre los otros pueblos, es semejante, salvando las distancias, a la de la transmisión de los memes que pueden, en un momento dado hacer una crítica feroz, provocar una sonrisa o caldear unas elecciones, aunque algunas veces les salga el tiro por la culata.

la-reina

 

 

Anuncios

4 comentarios en “Memes y tetes

  1. Me ha encantado tu descripción de memes y tetes y la inteligente manera de relacionar ambos.
    Aprovecho la ocasión para desearte unas felices fiestas y desearte todo lo mejor para el nuevo año.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s