Shunga y Manga (春画) (漫画)

En un idioma tan rico y tan vivo como el japonés no es de extrañar que surjan multitud de palabras con una gran carga de expresividad para designar nuevas acepciones de conceptos ya conocidos, así nos encontramos con shunga que la emplean para designar las imágenes de primavera y manga para definir las historietas sencillas de forma genérica. Esta entrada la voy a dedicar a las primeras, dejando el tema del manga, que ha cobrado gran importancia a partir del siglo XX, para más adelante. (La revista británica Punch, de la que ya les hablé en una entrada anterior, fue un modelo para su desarrollo, si les interesa más información sobre manga pueden pinchar aquí 漫画).

sungha-bano-2

El shunga, traducido como imágenes de primavera es un género de producción visual japonés que tiene como tema principal la representación del sexo. En esta traducción literal, primavera es una metáfora común para referirse al acto sexual. Las escenas describían relaciones sexuales de todo tipo, incorporando en ellas a los más variados actores de la sociedad japonesa de entonces, como a los miembros de la clase comerciante, samuráis, monjes budistas e inclusive seres fantásticos y mitológicos. El primer shunga fechado data del año 1660 y se trata de un libro impreso titulado Yoshiwara makura. El libro, creado por un artista anónimo, es una combinación de un manual del sexo junto con una crítica de las cortesanas de Yoshiwara. Como manual ilustraba las cuarenta y ocho «posiciones estándar», mientras que la crítica ofrecía un resumen de las cortesanas, sus características, donde podían ser localizadas y los precios.

El shunga  está incluido en la producción gráfica conocida como estampas del mundo flotante, o xilografía ukiyo-e, de una etapa histórica de Japón conocida como  período Edo (1603-1867) que finaliza con el comienzo del período  Imperial; surgió entonces un estilo de vida que se conocería posteriormente como ukiyo, el mundo flotante, el cual contaba con su propia literatura y formas artísticas distintivas. Fue un famoso novelista quien definió este movimiento: … viviendo sólo para el momento, saboreando la luna, la nieve, los cerezos en flor y las hojas de arce, cantando canciones, bebiendo sake y divirtiéndose simplemente flotando, indiferente por la perspectiva de pobreza inminente, optimista y despreocupado, como una calabaza arrastrada por la corriente del río.

kanagawa

Estas estampas se realizan a partir de imágenes de álbumes o de ilustraciones de textos de la literatura popular de entonces, así como de la pintura de la época. A pesar de que su producción estuvo marcada por regulaciones y prohibiciones por parte del gobierno, la realización de este tipo de obras continuó prácticamente hasta la prohibición de material obsceno en el Código penal japonés del año 1907. En occidente se conocieron con la denominación genérica de estampa japonesa a los ukiyo-e o pinturas del mundo flotante, género de grabados realizados mediante xilografía o técnica de grabado en madera, producidos en Japón entre los siglos XVII y XX, entre los que se encuentran imágenes paisajísticas, del teatro y de zonas de alterne. La gran mayoría de los ilustradores de ukiyo-e realizaron este tipo de imágenes shunga debido, entre otras razones, a que tanto artistas como editores obtenían buenas sumas de dinero de la venta del material, incluso a pesar de estar vigente alguna prohibición, por lo que existe una gran cantidad de imágenes que fueron realizadas por ilustradores de renombre. Por otro lado, las mismas prohibiciones llevaban a sus creadores a no firmar sus trabajos, pero a modo de que la gente supiera el autor, desarrollaron una serie de artimañas, como poner en las imágenes sobrenombres o señales apenas perceptibles, que eran fácilmente identificables para el público de la época. Los tipos más comunes de shunga que se produjeron son tres: rollos con formato horizontal, muy populares entre los sacerdotes, la aristocracia y la clase samurái, los álbumes y los libros ilustrados. Es importante remarcar que estas pinturas circulaban en círculos más restringidos debido a su coste y disponibilidad, a causa del enorme trabajo y tiempo empleado en su producción. Casi siempre contenían doce imágenes, a diferencia del común de la xilografía ukiyo-e, el shunga no acostumbraba a producirse en láminas sueltas.

manet-emile-zola-estampa-japonesaEl Japón estaba aislado políticamente del mundo occidental durante el período tratado, pero en julio de 1853 el comodoro Matthew Perry , de la Marina de los EEUU, llegó a la bahía de Tokio con una flota de barcos, llamados por los japoneses «Barcos Negros» y dio un plazo de un año a Japón para que rompiera su aislamiento, con la amenaza de que si negaban su petición Edo(Tokyo) sería bombardeado por los sofisticados cañones de las embarcaciones. Al cabo de un año y sin más incidentes, se firma el tratado de Kanagawa  por el que Japón finaliza su aislamiento de más de dos siglos y se abre a occidente; a partir de entonces, y entre otras cosas, se produce una corriente cultural importante en ambos sentidos, en concreto en las exposiciones universales de Londres y París de 1862 y 1878 respectivamente, el arte y la artesanía japonesa fue una de las principales atracciones.

pere-tanguayDesde entonces las estampas japonesas se convirtieron en fuente de inspiración para muchos pintores, impresionistas, postimpresionistas y modernistas de finales del siglo XIX, y también por los cubistas de comienzos del siglo XX; todos ellos interesados por la asimetría y la irregularidad del arte japonés. Se vieron especialmente afectados por la falta de perspectiva, luz sin sombras, las áreas planas de colores vibrantes, la libertad de composición al colocar a los sujetos descentrados, organizados en ejes diagonales bajos al fondo, en su mayor parte. Estas son las principales características del arte japonés que influyó en los artistas occidentales. Estos elementos estaban en contraste directo con la tradición artística occidental y fueron asumidos por la pintura rupturista del siglo XIX y las vanguardias del siglo XX, como recursos liberadores de las convenciones academicistas.

220px-james_tissot_-_young_women_looking_at_japanese_objectsCon esta apertura de Japón a Occidente, a mediados del siglo XIX, el arte japonés contribuyó al desarrollo del movimiento conocido como japonismo. Artistas como Whistler, Manet, Monet, Van Gogh, Pierre Bonnard, Mary Cassatt, Degas, Renoir, Camille Pissarro, Henri de Toulouse-Lautrec o Paul Gauguin se vieron influenciados por artistas japoneses, sobre todo por Hokusai (con sus vistas del monte Fuji, y la gran ola de Kanagawa) y son varios también los que coleccionaron shunga, entre los que destacan Aubrey Beardsley,  Gustav Klimt, Auguste Rodin, Vincent Van Gogh y Pablo Picasso, contando este último con una colección de 61 estampas de artistas japoneses reconocidos, que le sirvieron de inspiración durante los últimos años de su vida. En términos musicales, puede decirse que Puccini usó el Japonismo en Madama Butterfly, y más tarde en Turandot.

No podía ser otra, Silencio es una novela japonesa de 1966, de ficción histórica, escrita por Shūsaku Endō. Es la historia de un misionero jesuita enviado a Japón en el siglo XVII, que sufrió persecución en la época de los “cristianos ocultos”. Al publicarse por primera vez en el Japón fue motivo de apasionadas controversias, obtuvo el prestigioso Premio Tanizaki, fue considerada la mejor novela del año y en poco tiempo había vendido dos millones de ejemplares, es considerada hoy no sólo la novela más importante de Endō, sino también una pieza fundamental para explicar ciertos caminos emprendidos por la narrativa japonesa de nuestros días. Silencio narra con singular vigor el trabajoso intento de los misioneros extranjeros por cristianizar el Japón del siglo XVII, una empresa por la que son perseguidos y torturados y la fuerza de su fe se ve enfrentada a las más duras pruebas que puedan imaginarse. Al hilo de una aventura apasionante, durante la cual los más diversos personajes van cobrando vida y solidez ante los ojos del lector, Endō nos invita a plantearnos algunas de las apasionantes cuestiones que más han preocupado al hombre a lo largo de la historia, y lo hace con tal lucidez, elegancia y aparente facilidad que resulta difícil no convertir la lectura en una cuestión personal. Silencio es una de esas poco frecuentes obras que, además de atrapar al lector y mantener su interés desde la primera página, siguen ocupando su mente mucho después de cerrar el libro.

Silence (conocida como Silencio en España) es una película estadounidense de drama histórico, dirigida por Martin Scorsese. Está basada en la novela homónima escrita por Shūsaku Endō. Se estrenó en noviembre del 2016. En abril de 2013, Scorsese dijo que comenzaría la producción de Silence en 2014, después de 23 años de espera, tras muchos obstáculos la película se acaba de estrenar, ustedes dirán si ha valido la pena.

Anuncios

Un comentario en “Shunga y Manga (春画) (漫画)

  1. Pingback:  Cláusulas leoninas | el coronel no tiene quien le lea

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s