Los cobardes

Hoy no tocaba hablar de esto, pero por desgracia saltan a la actualidad otra vez nuevos casos de violencia contra la mujer y de pronto me he encontrado con estos versos de Miguel Hernández que  Inma nos ha recordado en el rincón de mis desvaríos.

miguel-hernandez

Va por una mujer comprometida con la lucha por la igualdad y en contra  del machismo……

 

Hombres veo que de hombres sólo tienen, sólo gastan

el parecer y el cigarro, el pantalón y la barba.

En el corazón son liebres, gallinas en las entrañas,

galgos de rápido vientre, que en épocas de paz ladran

y en épocas de cañones desaparecen del mapa.

Estos hombres, estas liebres, comisarios de la alarma,

cuando escuchan a cien leguas el estruendo de las balas,

con singular heroísmo a la carrera se lanzan,

se les alborota el ano, el pelo se les espanta.

Valientemente se esconden, gallardamente se escapan

del campo de los peligros estas fugitivas cacas,

que me duelen hace tiempo en los cojones del alma.

¿Dónde iréis que no vayáis a la muerte, liebres pálidas,

podencos de poca fe y de demasiadas patas?

¿No os avergüenza mirar en tanto lugar de España

a tanta mujer serena bajo tantas amenazas?

Un tiro por cada diente vuestra existencia reclama,

cobardes de piel cobarde y de corazón de caña.

Tembláis como poseídos de todo un siglo de escarcha

y vais del sol a la sombra llenos de desconfianza.

Halláis los sótanos poco defendidos por las casas.

Vuestro miedo exige al mundo batallones de murallas,

barreras de plomo a orillas de precipicios y zanjas

para vuestra pobre vida, mezquina de sangre y ansias.

No os basta estar defendidos por lluvias de sangre hidalga,

que no cesa de caer, generosamente cálida,

un día tras otro día a la gleba castellana.

No sentís el llamamiento de las vidas derramadas.

Para salvar vuestra piel las madrigueras no os bastan,

no os bastan los agujeros, ni los retretes, ni nada.

Huis y huis, dando al pueblo, mientras bebéis la distancia,

motivos para mataros por las corridas espaldas.

Solos se quedan los hombres al calor de las batallas,

y vosotros, lejos de ellas, queréis ocultar la infamia,

pero el color de cobardes no se os irá de la cara.

Ocupad los tristes puestos de la triste telaraña.

Sustituid a la escoba, y barred con vuestras nalgas

la mierda que vais dejando donde colocáis la planta.

firma-de-miguel-hernandez

Anuncios

Un comentario en “Los cobardes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s