Palabras

Me ha llamado la atención últimamente dos noticias relacionadas con las palabras, una de ellas es que la FUNDEU (Fundación del Español Urgente, promovida por la agencia EFE y el BBVA) ha determinado que la palabra del año, refiriéndose al pasado 2016, haya sido la palabra populismo, y la otra la constituyen las 20 nuevas incorporaciones admitidas recientemente por la Real Academia Española de la Lengua (Palabro, Almóndiga, Asín, Culamen, Descambiar, Toballa, Abracadabrante, Güisqui, Otubre, Espanglish, Conflictuar… entre otras). Y esto lo traigo a colación para resaltar el poder de los modernos medios de comunicación, las redes sociales incluidas, en el encumbramiento de determinados nombres de las cosas, adjetivos, expresiones o acepciones y con qué impunidad se destierran y arrinconan las denominaciones anteriores; yo siempre había oído los milibares en las noticias de tiempo y ahora imperan los hectopascales, espero que sean más beneficiosos por lo menos, lo mismo me pasa con los adjetivos viral o coral, que oigo repetir a los locutores casi en cada frase, o el famoso postureo del que no se hablaba ni en la democracia, ni en la dictadura ni siquiera en la república, por no decir de la casta ni de la caspa, ni otras muchas expresiones que vienen y se van como modas populares; sin duda el lenguaje está vivo me dirán ustedes, si pero también se está empobreciendo y ese aferrarse a las palabras de moda es, en mi opinión, fruto de la falta de vocabulario que sólo se adquiere con la lectura, no hay invención tecnológica que pueda suplirla para el aprendizaje de las palabras, y nuestro idioma es de los más ricos.

románico

En la Edad Media, como la inmensa mayoría de las personas no sabía leer, la imagen tenía que sustituir a la palabra, esta técnica es la que, durante varios siglos, utilizó la Iglesia; las fachadas de las catedrales, los retablos de las iglesias, los claustros, las imágenes no son más que la teología y el catecismo puestos en imágenes; tenemos claros ejemplos en las iglesias románicas con sus inscripciones, sus calendarios, su iconografía totalmente pedagógica, hoy volvemos un poco a lo mismo, nos importa más la imagen que el contenido, y es porque es más cómodo recibir la información que aprehenderla; la cultura del conocimiento (literatura, leer) se sustituye por la cultura del entretenimiento (cine, pantalla, ver) mucho más fácil y amigable y que requiere un menor esfuerzo; hoy en día se habla mucho de la cultura, se presume de la cultura, se critica la política que no favorece la cultura (el famoso iva cultural), se nos llena la boca al pronunciar la palabra: cultura, pero se trata de una cultura de la apariencia, se mencionan obras, libros, pinturas, lugares, películas, …. pero realmente sabemos muy poco de esas cosas porque no hemos tenido tiempo no sólo de estudiarlas, casi ni de leer tanto como decimos conocer, porque se necesita tiempo para la cultura, que no se compra, ni se improvisa, ni se impone. Estamos en plena cultura del envase, como dice Eduardo Galeano, el contrato de matrimonio importa más que el amor, el funeral más que el muerto, la ropa más que el cuerpo y la misa más que Dios. La cultura del envase desprecia los contenidos. En resumen, la cultura de aluvión que decía el otro……

Mi amigo el epicúreo, que cada día es más estoico, resume alguna de estas ideas en una frase muy redonda, dice: leemos regular, escuchamos peor, escribimos mal y hablamos cada vez más incomprensiblemente, y yo le añadiría tres pocos a las primeras acciones y un mucho a la última, porque hay que distinguir entre conocimiento y opinión, a mayor énfasis en las opiniones menor conocimiento.

Hace un año o tal vez dos, leí un buen artículo de Manuel Mandianes, antropólogo gallego, investigador del CSIC, que trataba de la formación de la juventud; bajo la denominación de Homo Videns, hacía una radiografía de la sociedad actual que en aquella ocasión me llamó la atención, y hoy  suscribo punto por punto. Lean este resumen, si les apetece, que no tiene desperdicio:

                          ————————————————————————————————-

Una de las cualidades definitorias del ser humano es conocer más, y cuando pierde ese deseo deja de crecer como persona. El conocimiento, el saber, requieren sacar conclusiones de los datos que aporta la información. Hay gente que no entiende que muchas personas estudien, investiguen o lean por el simple placer de conocer, de saber más. Genio, en sentido filosófico, es la suprema encarnación del poder en el terreno de la cultura. Han sido genios, y siguen siendo reconocidos como tales, quienes con sus acciones y creaciones han cambiado el rumbo de la Historia. En nuestra época sólo quedan ruinas del culto al genio, hoy en día, la PlayStation es una manera de hacer de una pantalla el mundo. La pantalla de la PlayStation es la alegría, la salvación de habitar en un mundo gris alejando de la existencia real, del tiempo, del espacio en el que el jugador vive y existe. El presente está conformado por las pantallas, somos prisioneros de las imágenes. Nuestra cabeza está en la nube y en el ordenador, en el móvil, en la tableta. Los niños ya nacen en una cultura digital, piensan en términos hipertextuales, pueden ir de aquí para allá sin seguir un orden lineal.

Porque una imagen vale más que mil palabras, los principales personajes de una campaña electoral son el consejero de imagen y el fotógrafo. Muchos políticos llevan consigo al peluquero y al esteticista para vestirse. En la mayoría de los casos, es el propio protagonista que se filma a sí mismo para enviar la foto o el vídeo para que los suyos se hagan de él la imagen que él tiene de sí mismo. De ahí la moda de los selfies. Lo de menos son los discursos. Los políticos aparecen como cantantes, modelos de marcas de ropa, y sus discursos se confunden con la publicidad. Especialmente en radio, la publicidad es una noticia más, porque la hace, la recita, la lee el locutor que está dando las noticias sin problema de continuidad. No hay cortes, no hay diferente tono de voz. Los héroes del saber son los ganadores de concursos que, en buena ley y por ello, sólo se pueden calificar de gente informada. Un concursante no reúne datos para obtener resultados nuevos que hagan avanzar el conocimiento, sino para recitarlos de memoria y así obtener un premio. Es una feria de vanidades, la celebridad instantánea sin más méritos que el estar allí. Toda gira en torno a la apariencia, una cultura en la que los participantes en un reality show son considerados estrellas sociales.

No se utilizan letreros sino imágenes para reconocer o indicar lo que son las cosas. No hace falta leer sino ver, distinguir, reconocer imágenes. En el nuevo mundo de la política las palabras han matado a las ideas, los adjetivos a los nombres, los eslóganes y los tuits a los hechos y a los valores, las imágenes a la realidad, los contenidos no importan a nadie; lo calificativo, cualitativo, importante e interesante es el continente.

La formación moderna, falta de filosofía, amputa la inteligencia de los jóvenes y les resta la capacidad de comprender la complejidad de la sociedad y de la cultura moderna y contemporánea. En televisión y radio existen infinidad de programas y tertulias dedicadas a las series de televisión y al fútbol; brillan por su ausencia los dedicados a la filosofía, a la teología, a la literatura. Desde que el arte ha muerto, es muy fácil disfrazar de artistas a los futbolistas. Maoríes y mohicanos son los estándares de esta juventud. Es lo que gusta y pide la audiencia, se justifican los interesados. Porque los jóvenes están siendo educados tecnológicamente. La cultura es una opción.

El mazazo a la formación humanística eliminó la capacidad crítica de los nuevos habitantes del planeta y abona el mundo para nuevos dogmatismos que eliminan los espíritus libres y pensantes. Los clichés, los estereotipos visuales conforman la cultura contemporánea. El hombre nuevo está incapacitado para preguntarse por el lugar que ocupa en el espacio/tiempo en el que su existencia está; es incapaz de distinguir entre lo que debe hacer y lo que hace porque le obligan a hacerlo. Para muchos, no hay más tiempo que el de los programas de revisión/pantalla ni más espacio que el de su despacho/fábrica y la sala de juegos. El mundo se reduce a la fábrica y a la pantalla de la PlayStation. Sus ídolos son las estrellas de los campos de fútbol y de otros deportes.

El homo videns es un cuerpo, pura materia que no se pregunta por el sentido de su vida; el tiempo no le llega para jugar o ver jugar al fútbol. El homo videns sólo es libre jugando porque lo evade del asfixiante mundo real. Este hombre está incapacitado para comprender cómo piensan los demás porque él no piensa; ve el mundo como se lo exponen las pantallas, y oye su voz a través de las grabaciones. El futbolista libera al homo videns de todo destino biológico o social y de toda tarea predeterminada y le hace creer que está disponible para el ocio, el arte, la política. Es decir, para lo que le da la gana; desactiva sus funciones utilitarias. El fútbol y la pantalla son el centro en torno al cual y hacia el cual el homo videns no cesa de girar; lo toman y lo arrastran dentro de ellos como una fuerza de aspiración o de succión irresistible, como si no fuera más que un fragmento del cosmos.

                             ——————————————————————————————-

darse a la lecturaDespués de este relato tan desgarrador viene la medicina, hace tiempo les recomendé una pequeña obra del profesor Gabilondo que se llamaba Alguien con quien hablar, no sé si la habrán leído ustedes, la de hoy es del mismo autor y se llama Darse a la lectura, le viene al pelo. Leer no es un sucedáneo ni un sustituto de la vida, sino una forma de vivirla. Implicados en la modificación del mundo existente, leemos alentados por la curiosidad, que es curiosidad de transformación. Al leer reabrimos posibilidades hasta el punto de diversificarnos, de divertirnos. Desde esta pasión por la lectura, por los libros y por las nuevas formas y modalidades de leer, Ángel Gabilondo nos ofrece, en textos breves, consideraciones, perspectivas, análisis y miradas que confirman que estamos ante una reivindicación de la acción de leer que impregna nuestra vida cotidiana y resulta liberadora.

Anuncios

4 comentarios en “Palabras

  1. Por cierto y al hilo de tu post, se puede leer hoy en un tweet:
    ¡Ímagínate si Machado les oyera desde el Paraiso!
    Con fotos y todo.
    Triana Con Susana
    @TrianaConSusana
    Cuenta no oficial de apoyo a Susana. Triana entera está con Susana. Queremos el @PSOE de verdad, en femenino y liderado por Susana. #SusanaIlusiona
    Triana
    Se unió en marzo de 2017
    39 fotos y videos
    Seguir
    Más
    Hoy se cumplen 75 años de la muerte de Miguel Hernández.
    “Caminante, no hay camino, se hace camino al andar”
    RETWEETS
    68
    ME GUSTA
    37
    EsmeraldaJose PabloMiquel Àngel LlaugerSerendipiaLuisAcho, no sé.TessaskierJorge Carrasco
    6:50 – 28 mar. 2017
    Y otro tweet de la izquierda radical señalando el 75 aniversario de la muerte de Miguel Hernández el poeta de izquierdas como los buenos, nacido en Horiuela. Jeje…

  2. Like always, agudo, sutil y sensible a lo que pasa por nuestro lado.
    Me ha encantado lo tuyo y lo de manuel M. Lo copio y le daré otra vuelta en la playa. Siento que Gabilondo me resulte detestable.
    ¿Y si estuviéramos equivocados y decir mondarina fuera mejor? Ya sabes…la verdad es una perspectiva y no olvides que cuanto más cateto sea el mundo, más destaca el que sepa algo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s