Las lágrimas de San Lorenzo

personajes-castizos-madrilec3b1os-la-casta-la-susana-don-hilarion-el-julian-y-la-maja-de-lavapies-diseno-pachucho-2011A muchas personas les gusta pasar el mes de agosto en Madrid, o al menos  es lo que dicen, y eso tiene que ver con varios factores combinados, de una parte está la realidad de la descongestión de la capital que la hace más humana, más pausada y más amable; además y por albergar un gran número de organismos de la administración del Estado y de la Comunidad autónoma amén del tamaño desproporcionado de la municipalidad, concentra en su población una gran cantidad de funcionarios, y los que no cogen vacaciones en este mes trabajan a medio gas debido a la pausa administrativa; por último está la costumbre de repetirlo que se ha convertido en ley y es que una gran parte de la población no tiene los recursos suficientes para permitirse una segunda vivienda y algunos tampoco tienen los necesarios para pagarse un veraneo de alquiler. Madrid, ciudad de funcionarios, menestrales y comerciantes se duerme en verano, y sólo se despierta con las fiestas de la villa y corte:  el 7 las de San Cayetano, protector de las parturientas, entorno a la plaza de Cascorro y el Rastro, las de San Lorenzo el 10 en Lavapiés y las de La Virgen de La Paloma en la Latina el 15 de agosto, las tres conservan vivo todo el casticismo popular.

1954 – Procesión de San Cayetano en el Barrio de Embajadores

San Lorenzo, el 10 de agosto, se celebra con procesión y verbenas en el cogollo de Lavapiés, en lo que fue la judería madrileña y vivienda de moriscos. En concreto, los judíos y más tarde los conversos ocuparon este barrio. Cuenta la tradición que la iglesia de San Lorenzo fue edificada sobre la sinagoga judía por el propio pueblo. La iglesia en sí misma es por tanto la que tiene el gran protagonismo en el barrio, que la llama el Templo de las Pulgas por su reducido tamaño. El santo fue llevado allí posteriormente y pronto se convirtió en el santo del barrio. Debido a que la Batalla de San Quintín terminó con la derrota de los franceses el día de San Lorenzo, Felipe II levantó en honor de este excelso diácono el Monasterio del Escorial.

lagrimassanlorenzook--644x362

Las Perseidas, la lluvia de meteoros más popular del año se produce cuando diminutos fragmentos de polvo provenientes de la cola de un cometa, entran en la atmósfera. La combustión produce un bólido o estrella fugaz, un destello que dura menos de un segundo y que es lo que se ve desde la Tierra. Esta es la explicación científica, pero las Perseidas tienen otras historias detrás que aumentan aún más su peculiar encanto y romanticismo. La más famosa lluvia de estrellas se relaciona con las lágrimas de un santo martirizado, un personaje mitológico que nació de otra «lluvia» mucho más fecunda y un cometa perdido. Una de ellas, la más dramática, tiene que ver con la tradición cristiana y la otra, más mundana, con la mitología griega y ambas con Felipe II.

titian_danae-680x498

Las lluvias de estrellas reciben su nombre de la constelación desde la cual parecen provenir los meteoros, lo que se denomina radiante. En el caso de las Perseidas, el radiante se localiza en la constelación de Perseo. En la mitología griega, según cuenta Ovidio en su Metamorfosis, Perseo es el hijo de Zeus, quien, enamorado de la ninfa Dánae, tuvo que metamorfosearse para poder entrar en la torre de bronce donde estaba recluida su amada y engendrar a su futuro vástago. La forma que eligió el dios fue, precisamente, una lluvia dorada…ya les comenté esta historia en una entrada hace un par de años, les dejo aquí el enlace si quieren recordar la concepción de Perseo. Y es por eso que Perseo, el hijo de Zeus y Danae, una vez los dioses lo convirtieron en constelación, lanza cada año una lluvia de estrellas sobre la tierra en recuerdo a la forma en que fue engendrado.

martirio-de-san-lorenzo-del-speculum-historiale-por-vicentius-bellovacensis-1453

Las Perseidas, popularmente también se conocen como las Lágrimas de San Lorenzo, la actividad alta de esta lluvia de meteoros se extiende entre el 17 de julio y el 24 de agosto, es de las más populares y observadas en el hemisferio norte debido a que transcurre en agosto, mes vacacional por excelencia. Su máxima actividad normalmente es para San Lorenzo el día 10 de agosto, al amanecer es cuando se observa gran actividad debido a que la constelación de Perseo se encuentra más alta sobre el horizonte.  En la Edad Media y el Renacimiento las Perseidas tenían lugar la noche en que se le recordaba, de tal manera que se asociaron con las lágrimas que vertió el santo al ser quemado en la hoguera, concretamente en una parrilla, dicen que, en determinado momento, en medio de su agonía, el mártir gritó “Dadme la vuelta que por este lado ya estoy hecho”. Desde entonces, muchos de los que durante estos días miran al cielo, llaman a las abundantes estrellas fugaces que nos acompañan las Lágrimas de San Lorenzo, argumentando que esas luces no son sino las lágrimas de dolor que el santo derramó durante la tortura de su martirio. El tema me recuerda la historia de unos adolescentes que hace más de 50 años subieron de noche al monte Abantos en San Lorenzo de el Escorial para ver los fuegos artificiales que tradicionalmente tenían lugar con motivo de las fiestas del santo, uno de ellos les contó a los demás una historia de tesoros escondidos, de deseos y de misterios que les mantuvo despiertos hasta el amanecer, pero esta es otra aventura que les revelaré en otra ocasión….

el silencio de la ciudad blanca

Mi deseo es que les guste la novela que les voy a proponer hoy, se trata de El silencio de la ciudad blanca de Eva G. Sáenz de Urturi. Una novela negra absorbente que se mueve entre la mitología y las leyendas de Álava, la arqueología, los secretos de familia y la psicología criminal. Una novela compleja e interesante que nos lleva a contemplar cómo los errores del pasado pueden influir en el presente. En algunos detalles me recordó a la trilogía del Baztán, o a lo mejor es producto de mi imaginación; en Vitoria creo que la habrán leído todos pues no deja rincón sin mencionar. La relación con esta entrada la encontrarán si la leen, en un tejado con los protagonistas contemplando el cielo por la noche…. Siempre tenemos que mirar al cielo, pero en estos días más que nunca, porque casi te resultará imposible no poder pedir un deseo.

 

Anuncios

4 comentarios en “Las lágrimas de San Lorenzo

  1. Esta tarde que estoy en Madrid iremos a Lavapiés El El dom, 13 ago 2017 a las 13:41, 001dalmatas . escribió:

    > Bonito relato Javier . Pero envíame el silencio de la ciudad blanca > Ana yo no la he leído, tenía ya un orden de prioridades pero Manoli mi > mujer la leído y le ha encantado > > El El dom, 13 ago 2017 a las 12:00, el coronel no tiene quien le lea comment-reply@wordpress.com> escribió: > >> javeloso posted: “A muchas personas les gusta pasar el mes de agosto en >> Madrid, o al menos es lo que dicen, y eso tiene que ver con varios >> factores combinados, de una parte está la realidad de la descongestión de >> la capital que la hace más humana, más pausada y más amable” >>

  2. Bonito relato Javier . Pero envíame el silencio de la ciudad blanca Ana yo no la he leído, tenía ya un orden de prioridades pero Manoli mi mujer la leído y le ha encantado

    El El dom, 13 ago 2017 a las 12:00, el coronel no tiene quien le lea escribió:

    > javeloso posted: “A muchas personas les gusta pasar el mes de agosto en > Madrid, o al menos es lo que dicen, y eso tiene que ver con varios > factores combinados, de una parte está la realidad de la descongestión de > la capital que la hace más humana, más pausada y más amable” >

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s