Toros en Pasajes

Darío de Regoyos, fue un pintor adelantado de su tiempo, cosmopolita y amante de la diversidad cultural; de familia castellana, nació en el 1857 en Asturias donde se encontraban todos por causa del trabajo de su padre, en Madrid asistió a la Academia de Bellas Artes de San Fernando, viajó por Europa, residiendo unos años en Bruselas, donde formó parte de los grupos artísticos l’Essor y les XX, posteriormente estuvo viviendo en el país vasco y al final fue a morir en Barcelona en el año 1913.

800px-La_Concha,_nocturno

Está considerado como el mayor exponente impresionista de la pintura española y representa el vínculo más directo del arte español con los núcleos generadores de la modernidad artística mundial de la época. Pese a ser estéticamente un independiente, con una tibia formación académica, su pintura suele relacionarse, en su etapa más creativa, con el divisionismo. Su frescura casi ingenua, que primaba la intensidad por encima de la habilidad, hace de Regoyos un ejemplo venerado por las jóvenes generaciones de pintores, especialmente de los núcleos catalán y vasco; la obra y la actitud de Regoyos sin duda influyó fuertemente en  la formación del personal expresionismo de los artistas citados.

IMG_0249 (1)

La obra que les presento y que da título a esta entrada la vi por primera vez en una exposición en el museo Thyssen de Madrid el año pasado, o quizás hace dos, y admirando los detalles de su pincelada, en concreto las balconadas con la bandera de España en la corrida de toros, me hizo pensar en los necios que identifican nuestra bandera nacional con el régimen anterior sin saber, por el desconocimiento que nace de su incultura y la audacia que les presta su inmadurez, que los colores de la bandera datan de hace más de doscientos años cuando el rey Carlos III la instituyó oficialmente y la causa principal fue la necesidad de distinguir mejor a los navíos en la mar pues había cierto parecido con las de otros países que también tenían un escudo sobre fondo blanco, hace tres años incluía una imagen muy elocuente que les invito a volver a ver aquí. El cuadro de Regoyos, Toros en Pasajes, está cargado de simbolismo como la ajetreada vida del artista:  la bandera, los toros, el lugar, la plaza abierta a la bahía, el punto de vista, el árbol de primer plano……les invito a mirarlo con detenimiento, los que viven en Bilbao lo tienen más fácil.

ken folletNo me voy a extender más por hoy, que el río viene revuelto; les voy a recomendar un libro cuyo autor no goza de gran predicamento en algunos ambiente literarios e intelectuales, se trata de Ken Follet y su última novela es la tercera parte de la trilogía de Los pilares de la Tierra, esta tercera entrega se llama Una columna de fuego y está ambientada en el siglo XVI, Inglaterra, Francia, España, Escocia, Estados Vaticanos, en fin viene a recordarnos que las guerras de religión no son nada nuevo. La noche de San Bartolomé y las desventuras de María Estuardo, constituyen los acontecimientos históricos en torno a los cuales el escritor nos relata las peripecias de sus personajes que en sus sagas familiares pasan por carros y carretas inasequibles al desaliento como siempre, a mí en concreto me entretiene las historias que cuenta y cómo las cuenta, a pesar de que en este caso la balanza la inclina un poco del lado de los protestantes haciéndoles parecer menos malos que los católicos, pero viene muy a cuento pensar en todo ello y comprobar cómo la intransigencia alentada por los intereses de algunos puede llevar a la muchedumbre a cometer atrocidades.

Anuncios

3 comentarios en “Toros en Pasajes

  1. Pingback: El Banquete | el coronel no tiene quien le lea

  2. Bonito comentario.

    El 8 de octubre de 2017, 20:04, el coronel no tiene quien le lea escribió:

    > javeloso posted: “Darío de Regoyos, fue un pintor adelantado de su tiempo, > cosmopolita y amante de la diversidad cultural; de familia castellana, > nació en el 1857 en Asturias donde se encontraban todos por causa del > trabajo de su padre, en Madrid asistió a la Academia de B” >

  3. Muy actual y oportuno tú comentario de hoy, y buena memoria de acordarte del cuadro que viste en el Thyssen. Viene bien para la ocasión. Magnifico el resumen del libro de Ken Follet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s