Twist & shout & rock and roll

En realidad, no era este el título que le quería poner a la entrada de hoy, pero me aconsejaron que cambiara el que a mí se me había ocurrido –Sus Labores- porque la alusión al pasado reciente de las mujeres podía tener, para algunas, connotaciones machistas, fascistas y nacional-sindicalistas, que les impulsaran a borrar el post sin abrirlo y claro no están los tiempos como para perder lectoras que son el alimento del espíritu de un contador de cuentos.

HOGAR

Había caído en mis manos la imagen de un certificado de estudios, obligatorios por supuesto, de Enseñanzas De Hogar que en aquellos tiempos del siglo pasado eran conocidos de todos, y coincidió con la lectura que estaba haciendo de la novela El color del silencio de Elía Barceló, que me estaba pareciendo interesante.

EL COLOR DEL SILENCIO

Como se publican tantos libros, tantas novelas, los pobres escritores ya no saben cómo captar nuestra atención y uno de los recursos que últimamente se estilan bastante es presentar la ecuación en tres tiempos diferentes, un pasado remoto, otro reciente y el momento actual, saltando de unos a otros a lo largo del libro para mantener el interés, algunos lo llaman la estructura de columna o realismo salomónico, en la base ponen los ingredientes de la trama, en el fuste el acontecimiento focal, o fatal en muchos casos, y en el capitel de nuestros días se llega al desenlace. Esta novela de misterio que les comento está bien escrita, en mi opinión, y el tema, que no les voy a desvelar, recrea una parte de nuestra historia que es poco conocida del gran público; se ha escrito poco del pasado colonial español en el protectorado de Marruecos y de ahí su interés; militares y otros funcionarios con sus familias fueron protagonistas de un sinfín de historias que no debemos juzgar sin profundizar en las circunstancias que se dieron en aquel tiempo y lugar. La chispa que les traigo de esta novela es la afición por el diseño y la moda de algunos de los personajes y el desenlace final que también se relaciona con la costura, no hay que tener en cuenta la caricatura que hace la escritora de algunos de los personajes, no son más que recursos literarios para crear el clima apropiado, la lealtad, la disciplina y el sentido del deber están manipulados.

 

Seguro que alguno de ustedes tendrá curiosidad por saber más de aquellos tiempos, todavía hay muchos españoles vivos que nacieron en Xauén, Tetuán, Larache, Nador, Villasanjurjo …. ciudades del norte de Marruecos; he leído algunas novelas que nos recrean diferentes historias del pasado siglo en aquellas tierras,  La ciudad del Lucus, El tiempo entre costuras, e incluso la finalista del premio planeta de este año, Niebla en Tánger; se desarrollan en aquellas ciudades que un día formaron parte del Protectorado español.

 

Si quieren profundizar más allá de las novelas les puedo recomendar dos ensayos serios con mucha información: Los moros que trajo Franco publicado hace unos años  por  María Rosa de  Madariaga, y La Guerra de Marruecos, el más reciente de  Salvador Fontenla, historiador, General de Infantería en la reserva y antiguo paracaidista. De máxima actualidad es el libro RIF (de Abdelkrim a los indignados de Alhucemas) de David Alvarado que refleja el ambiente prerrevolucionario del momento en esa región.

Pais_Vasco-Falange_Espanola-Franquismo-Cotizacion_a_la_Seguridad_Social-Seguridad_Social-Espana_165996431_20023551_1706x960

Pero volviendo a las enseñanzas de hogar, a sus labores, y en concreto a la costura que me han arrastrado a las digresiones anteriores, no puedo pasar de largo sin mencionar el reflejo que han hecho, los pintores de todas las épocas, de la costura en sus cuadros. Y, además de presentarles algunos de ellos que me han gustado especialmente, les invito a pensar sobre el tiempo que parece que se detiene en las imágenes, en la labor, en la mirada de las protagonistas, en sus pensamientos …sí, se han sacudido muchos yugos, se han alcanzado cuotas de igualdad, de autonomía, de libertad, se han derribado muros y techos de cristal, pero, ¿todo era malo y ultrajante? ¿la costura también?

van gogh 10-scheveningen-woman-sewing-1882

mujer cosiendo – van gogh 1882

picasso – mujer enhebrando una aguja

mujer cosiendo – Solana

Edward Hopper 1921 – muchacha cosiendo a máquina

tres mujeres cosiendo Sorolla

tres mujeres cosiendo – Sorolla

Cecilio Pla – señoras cosiendo en el jardín

august macke 1909 – mujer bordando en el sillón (retrato de la mujer del artista)

Renoir – a maría teresa

joseph desire court – pausa

 

Se me ocurrió hablarles de la costura, cuando una amiga me confesó entre dos hoyos que asistía a un cursillo de corte y confección y le resultaba una de las actividades más agradables de la semana. No me habló de las otras por supuesto, ni yo le quise preguntar, pero llegados a este punto y si usted ha sido capaz de aguantar leyendo hasta aquí, le ruego que vea el video que le pongo a continuación, son sólo dos minutos, les van a gustar las dos mujeres del quinteto, y la frase final es el título de la entrada.

 

en realidad el estribillo es whisky and soda e rocchenroll, pero yo soy más de los Beatles y suena muy parecido…..

Anuncios

4 comentarios en “Twist & shout & rock and roll

  1. Los cuadros, fantásticos, los libros menos, y tus hilvanes de acá para allá como siempre magníficos. Los desenlaces mejor corinios que dóricos. Y no soy siempre lectorA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s