Amigos

Dice una leyenda árabe que dos amigos viajaban por el desierto y, en un determinado punto del viaje discutieron, y uno le dio una bofetada al otro.  El otro ofendido, sin nada que decir, escribió en la arena: “Hoy mi mejor amigo me pegó una bofetada en el rostro”.

dunas desierto

Siguieron adelante, y llegaron a un oasis donde resolvieron bañarse. El que había sido abofeteado y lastimado comenzó a ahogarse, siendo salvado por el amigo. Al recuperarse tomó un estilete y escribió en una piedra: “Hoy mi mejor amigo me salvó la vida”. Intrigado el amigo preguntó: “¿Por qué después de que te lastimé escribiste en la arena y ahora escribes en una piedra? ” Sonriendo el otro respondió: ” Cuando un gran amigo nos ofende, deberemos escribir en la arena, donde el viento del olvido y el perdón se encargarán de borrarlo y apagarlo; por otro lado, cuando nos pasa algo grandioso, deberemos grabarlo en la piedra de la memoria del corazón, donde viento ninguno en todo el mundo podrá borrarlo.

Se necesita sólo un minuto para que te fijes en alguien, una hora para que te guste y un día para quererlo. Pero se necesita toda una vida para que lo puedas olvidar.

Me gusta recordar esta leyenda que tenía archivada en el trastero del PC y hoy os la traigo para encabezar la entrada, porque de lo que verdaderamente quiero escribir es de la exposición que, bajo el título general: DERAIN, BALTHUS, GIACOMETTI. UNA AMISTAD ENTRE ARTISTAS, se ha inaugurado el pasado mes de febrero en la sala Recoletos de la fundación MAPFRE, en Madrid y se podrá visitar hasta mitad de marzo. El tiempo vuela, si quieren ir a verla no se demoren.

prop_derainbalthusgiacomett

Se trata de una muestra muy amplia, de más de 240 obras procedentes de varios museos y fundaciones, y, a pesar de la gran variedad de la obra de los tres artistas del pasado siglo XX, e incluso la diferencia que pueda parecer visualmente la de GIACOMETTI, tienen algo en común, pues como dice la comisaria de la exposición los tres comparten la misma idea sobre lo que debe ser una obra de arte y establece esa especie de amistad artística entre ellos porque, en un ambiente en que predominaban los movimientos abstractos y el surrealismo, surgió una alianza artística entre los tres pintores para reivindicar la pintura del pasado y los códigos más tradicionales de este arte. En estas obras, principalmente de los años 20 a los 60, se encuentra latente un esfuerzo por aferrarse a las normas más básicas de la disciplina del lienzo: el estilo, el claroscuro, la claridad formal del dibujo y la geometría.

André Derain Isabel Lambert

André Derain, Isabel Lambert

DERAIN, el de más edad, en pleno éxito al regreso de la IGM, se revuelve desde su pasado fauvista hacia un estilo realista que busca la tradición y los secretos de la pintura sin abandonar sus anhelos de modernidad. Unos años más tarde, GIACOMETTI y BALTHUS, dos artistas de una generación más joven, quedan fascinados por este DERAIN diferente, radicalmente nuevo, pero a la vez atento al arte del pasado. Las visitas a los estudios y las conversaciones van trabando una amistad entre los tres, que se consolida con los sucesivos encuentros y proyectos. A través de la pintura y la escultura surge un verdadero afecto entre los tres, basado en una admiración recíproca de la que darán fe GIACOMETTI y BALTHUS a lo largo de su vida ya que DERAIN será el primero en fallecer, y el mayor y referente en esta relación.

Alberto-Giacometti-Isabel-latelier-estudio_EDIIMA20180202_0331_5

Alberto Giacometti, Isabel Latelier

Las Cuatro Claves que la comisaria – Jacqueline Munck – nos ofrece para documentar esta amistad entre los artistas se corresponden con el efectivo encuentro entre ellos en la primera exposición de BALTHUS, en las amistades comunes que tenían por su relación con muchos artistas, escritores y poetas de Saint-Germain y Montparnasse, en su innegable mirada retrospectiva hacia un pasado inspirador y en el empeño -común en la época por otra parte – en buscar una modernidad diferente.

la niña de balthus en el MET

la niña de Balthus en el MET

Hoy día la polémica está servida con los intransigentes que les piden a los responsables del Museo Metropolitano de Nueva York que se retire una pintura de BALTHUS en la que aparece una niña a la que se le ven las bragas.  Frente a estos tres artistas se trata de saber si BALTHUS pintaba aquellos cuerpos púberes desnudos a modo de una oración que le llevaba a Dios a través de su belleza; si DERAIN consideraba el paisaje como una forma de sentimiento, o si GIACOMETTI pensaba que la verdad de la escultura estaba en forjar la cabeza y el resto del cuerpo solo eran antenas. En todo caso, aquí están los tres artistas reunidos para demostrar que la amistad también fue un arte.

Derain, Balthus, Alberto y Annette Giacometti

Pero claro que hay otras formas de amistad, al leer ANATOMÍA DE UN ESCANDALO, la novela de gran actualidad de Sarah Vaughan -se la conoce como “la escritora del #Metoo”–  hay un pasaje en el que, en una clase sobre literatura medieval en Oxford, están leyendo un texto sobre el amor cortés: Sir Gawain y el caballero verde, … el concepto de amar sin esperar consumación, de admirar desde lejos, de humillarse a sí mismo en la adoración de una bella dama y arriesgarse a su desdén o desaprobación para probar la caballerosidad propia: eso era ser un caballero.

 

 

Carmen Martín Gaite, en Usos amorosos del dieciocho en España, se refiere a una moda que, si bien ha sido menospreciada a menudo por los estudiosos, que no le han concedido la relevancia que tuvo en su época, impregnó no sólo la vida de la sociedad de nuestro país sino también la literatura y las artes pictóricas: El cortejo. Esta moda provocó la aparición en el entramado social de nuevos tipos humanos: el petimetre y, como reacción ante la aparición del anterior, el majo. El cortejo, moda importada de Europa (Italia y Francia fundamentalmente), consistió en España en la posibilidad de que una mujer casada tuviera un acompañante cuando su esposo estuviera atendiendo sus negocios o los actos sociales a los que acudía solo. Este acompañante en ausencia del marido era un hombre enamorado de la dama que asumía, en cuanto que cortejo, ciertos deberes para con ella como era el de asistirla en su arreglo personal; regalarle objetos de moda primorosos (por tanto muy costosos) que el marido no podía costear; asesorarla en cuestión de modas (para lo que debía ocuparse de estar bien informado); acompañarla a eventos, actos sociales y paseos; comer con ella para que no estuviese sola; mantener conversaciones con ella para ampliar su horizonte de conocimientos… El cortejo tenía acceso a la casa de la dama, puesto que había obtenido la aprobación del marido, que le daba así permiso para que asumiera todas esas funciones con la condición implícita de que su relación fuera meramente espiritual. Esto se daba por seguro, ya que la dama que recibía cortejo pertenecía a la aristocracia y la virtud era una cualidad que se consideraba (desde la Edad Media) asociada incuestionablemente a esta clase social. La moda del cortejo llegó a adquirir un importante prestigio. Tener cortejo era para una dama (y, por lo tanto, por extensión, para su esposo) una señal de su posición social elevada. El cortejo era un adorno más de la dama. Las clases medias (la burguesía) no tardaron en tratar de emular a sus superiores y…. todo acabó como el rosario de la aurora.

los buenos amigos

La novela que les quiero recomendar y que marida -como dicen los cocineros- con el tema principal es Los buenos amigos, de Use Lahoz, publicada en la editorial Destino en el año 2016. La magnífica, aunque no siempre perfecta, historia de dos amigos a lo largo de más de cuarenta años que nos invita a un recorrido por la historia de España desde la década de los cincuenta hasta los Juegos Olímpicos de 1992; narración al estilo de Balzac que nos indica que el realismo no está muerto. Un perfecto fresco de la emigración española contada desde abajo, en el que las referencias de época son múltiples y de lo más nostálgicas. Los buenos amigos son varias novelas. Una novela de formación, una novela sobre el paso del medio rural al urbano, una novela sobre la emigración del sur de España a Cataluña, una novela en fin,  sobre la ascensión social y sus costes humanos. Se enfrentan dos modos de mirar el mundo, el de dos adultos que fueron niños en un orfelinato en la posguerra. El azar hará que sus vidas vuelvan a cruzarse treinta años después y la nostalgia de aquellos primeros años en los que fueron inseparables pronto se convertirá para uno de ellos en una pesadilla de la que querría poder despertar, una persecución silenciosa en la que los roles de cada uno volverán a la superficie, y los conceptos de amistad, fidelidad, éxito y triunfo serán puestos en cuestión.

Todo el rollo que les he dejado hoy se resume en una línea de un viejo refrán castellano (todos los refranes viejos son castellanos):

Amigo que no ama y cuchillo que no corta, si se pierden poco importa.

Anuncios

2 comentarios en “Amigos

  1. Muy claro, ahora, el sentido de la exposición en MAFRE. Me gusta la gente rebelde como los de la época de Pessoa. Increíblemente bella la pintura de la niña en el MET, no sé que pretenden estos integristas disfrazados de puritanos. El amor platónico ?….. solo en literatura. El cortejo, si existió, debió ser un poco nominalista o anecdotico.

  2. Gracias a Dios, me has pisado un par de post sobre el tema y la exposición de MAPFRE, y doy las gracias, porque siempre me resulta más interesante -incluso más alentador- leerte a ti que a mí.
    Además de lo que señalas -el estilo, el claroscuro, la claridad formal del dibujo y la geometría-, quizá también la perspectiva o las perspectivas?
    En fin, como casi siempre, brillante.
    Abrazos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s