Bourdalou

Tengo un buen amigo que es amante, entre otras cosas, de las palabras raras, no especialmente de neologismos que nos llueven del inglés si no de las palabras en desuso, desconocidas para la mayoría, de las que a duras penas encontramos una o ninguna en la lectura a lo largo de los años.

La analepsis o escena retrospectiva —conocida también con la voz inglesa flashback— es una técnica, utilizada tanto en el cine y la televisión como en la literatura, que altera la secuencia cronológica de la historia, conectando momentos distintos y trasladando la acción al pasado. ​Es raro hoy en día leer cualquier novela que no emplee este recurso con mayor o menor frecuencia y fortuna.

flashback

Emparentada con la anterior, la narración enmarcada o rahmenerzählung, es una técnica literaria que consiste en la inclusión de uno o varios relatos dentro de una narración principal, para hacerla se marca un cuadrado en la hoja, o se cambia el tipo de letra o se emplean otros métodos tipográficos. Un prólogo y un epílogo establecen el cuerpo principal de la obra; quién no recuerda Las Mil y una noche o Los Cuentos de Canterbury o La Princesa prometida. Su empleo en el cine data de principios del siglo XX, un ejemplo de esta incursión de la técnica literaria en la gran pantalla lo encontramos  en el año 1920 en El gabinete del doctor Caligari, de Robert Wiene que es un filme de terror, joya del cine mudo y película clave del expresionismo alemán en el que la técnica innovadora de la rahmenerzählung, se emplea con gran éxito para narrar la historia de un loco hipnotista que usa a un sonámbulo para cometer asesinatos.

el-gabinete-del-doctor-caligari

El filme tiene un estilo visual oscuro y retorcido, con formas puntiagudas, líneas oblicuas y curvas, estructuras y ambientes que se inclinan y giran en ángulos inusuales, y sombras y rayas de luz pintadas directamente en los sets. Considerada un clásico, ayudó a llamar la atención mundial hacia el mérito artístico del cine alemán y tuvo una gran influencia en filmes estadounidenses, particularmente en los géneros de terror y cine negro, introduciendo técnicas como el giro argumental y el narrador no fiable al lenguaje de la narrativa cinematográfica. En una entrada de finales del año pasado les comentaba la exposición de Max Beckmann en el museo Thyssen de Madrid, y les hablaba de estos rasgos evidentemente expresionistas: cómo la perspectiva se le deforma, cómo introduce temáticas de gran violencia y crueldad y cómo, al fin, sus personajes se convierten en figuras pálidas y repulsivas que se retuercen y distorsionan en espacios comprimidos, reflejo sin duda de la vida en las trincheras, porque esa corriente del expresionismo alemán de entreguerras trascendía del mundo de la pintura e impregnaba a la sociedad en general.

 https://youtu.be/5–GN5EjNao

Y también, años más tarde, la música moderna que a veces tratamos de intrascendente, busca sus orígenes en otras manifestaciones culturales de más enjundia como ese grupo rock español de la época de la movida madrileña, Gabinete Caligari, el de Camino a Soria;  este grupo nos recuerda no sólo con el nombre si no con alguna de las letras de sus canciones –sombras negras– el filme alemán; hay otro grupo también de la misma época Objetivo Birmania que alude a la película de Errol Flint del mismo nombre, con importantes connotaciones políticas, del que quedan en nuestra memoria poco más  que las Birmettes,  que, con sus voces y coreografía, encandilaban a los jóvenes de los ochenta, claro que esto les sonará a chino a muchos de los que lean estas líneas,  son sólo buenos recuerdos para los que tenemos más pasado que futuro.

 

https://youtu.be/MCW7eS-1DFw

 

Pero me estoy yendo por los cerros de Úbeda porque la palabreja que quería comentarles aquí y que sin duda mi viejo amigo, el filólogo frustrado, conoce,  es la del Bourdalou, o Bourdalue…………

 

museo del prado

El rey Fernando VII, el deseado para muchos o el indeseable para otros, fue el artífice de la creación del Museo de Pintura y Escultura, nombre que se dio en 1819 al actual Museo del Prado de Madrid que este año conmemora su segundo centenario, aunque, curiosamente, no asistió a su inauguración, que no nos quepa la menor duda de que la verdadera impulsora fue su mujer -siempre hay una-, María Isabel de Braganza. Como todos ustedes sabrán, antiguamente la pintura era cosa de ricos, los reyes, la aristocracia, la iglesia, los poderosos burgueses centroeuropeos… pero llega un momento en que el arte se democratiza, se abre al pueblo, y esto ocurre en Europa a partir de la Revolución Francesa siendo la familia de Napoleón Bonaparte los principales promotores de la creación de museos populares en algunos de los diferentes Estados. No me voy a extender en este fenómeno, que otros lo harán con minuciosidad, sólo reseñar que la Colección Real de pintura de la monarquía española, pasa, siguiendo diversas vicisitudes, al Museo del Prado, con una doble finalidad: democratizar el arte y contribuir a la educación del pueblo. El Rey, como fundador mantiene en la institución algunos privilegios como la constitución de una sala reservada y de un gabinete privado, ambos espacios estaban vedados al público en general.

gabinete privado MP

En la sala reservada, se exponían las pinturas de desnudos -que sería motivo de una amplio análisis en el que no voy a entrar ahora- y el gabinete privado no era si no un espacio íntimo entre las obras de arte que se llamó entonces el Gabinete de Descanso de sus Majestades, situado en la actual sala 39 del museo en el edificio Villanueva,  al que se accedía directamente por la puerta de Murillo, frente al Botánico, y que era una especie de cuarto de estar, donde no faltaba un detalle: desde una larga colección de retratos familiares -la saga de los Borbones- a una pequeña habitación anexa para la higiene personal.

retrete y aseo

Aquí se encuentra la joya de la corona: el retrete del monarca con privilegiadas vistas al Jardín Botánico. Un excusado a la inglesa -con un cuerpo central y dos laterales- realizado con maderas nobles por un reputado ebanista, forrado en terciopelo amarillo y ubicado en un cuartito decorado con coquetos frescos al temple. El majestuoso retrete, que es uno de los pocos muebles que se conservan en El Museo del Prado del siglo XIX, ha recuperado su lugar original en el Gabinete del rey junto a dos orinales de hombre y mujer y este último, el de mujer es el que se conoce como Bourdalou o pot de chambre y procede de la Real Fábrica de porcelana de la Moncloa.

bourdaloue 2

Ya sé que la palabra bourdalou es un nombre común y debería ir en minúsculas, pero tengan ustedes en cuenta de quienes o quienas lo utilizaban……

 

sombrero vermeer

Y todo esto para volver a la narración enmarcada, si efectivamente es una locura de un gabinete a otro y vuelta a empezar, pero al final siempre hay una recompensa porque les traigo hoy una recomendación de lectura que les va a gustar y a entretener, se trata de la obra recientemente publicada, El sombrero de Vermeer, de Timothy Brook. Se trata de un ejemplo muy singular de esa técnica literaria comentada al principio de la narración enmarcada, en la que las cinco o seis historias que comprende, entran al conjunto a través de unas ventanas muy especiales, las que constituyen otras tantas pinturas de Vermeer en las que, tras un estudio pormenorizado, la observación de determinados detalles le da pie al narrador a entrar en cada uno de los episodios que, en su conjunto, nos presenta el autor como los albores del mundo globalizado en el siglo XVII.  Es la historia de las expediciones para penetrar en nuevos territorios y el comercio de pieles, tabaco, porcelana y otros objetos que pronto causaron furor en el mundo entero. También es la historia del choque de civilizaciones entre Europa y Asia, el papel de los jesuitas en China y Japón, los naufragios, los abordajes de piratas, las guerras de conquista, el sometimiento de los pueblos nativos. Es, en muchas de sus páginas, un auténtico libro de aventuras. Una apasionante historia de la economía y la cultura de la época. Les puedo asegurar que resulta muy entretenido, además de la afición que puedan tener ustedes por los cuadros de Vermeer.

6 comentarios en “Bourdalou

  1. Creo que el origen de esa palabra francesa está en un obispo francés jansenista del siglo XVII de ese nombre que daba unos sermones imposibnlemente largos en la Corte a los reyes y nobles. Tuvieron que inventar el artilugio adecuado con esa bonita palabra
    Otra que me encanta es la que oía a mis abuelas y madres, también de origen francés, que era trousseau que era el ajuar de novia.
    Tu crees que rahmenerzählung podría decirse meta narración , como en pintura meta pintura? Qué opinas?

    http://loscordonesquemeatocadadia.com/es/2019/01/12/pintura-de-punti…beckmann-parte-1/
    http://loscordonesquemeatocadadia.com/es/2019/01/19/pintura-de-punti…beckmann-parte-2/
    http://loscordonesquemeatocadadia.com/es/2019/01/26/pintura-de-punti…beckmann-parte-3/

    ________________________________

    • Tienes razón aunque está sin confirmar, en la web del M. del Prado se hacen eco de la pesadez de los sermones del cura Bourdaloue, yo he profundizado un poco y parece ser que era efectivamente un jesuita, pero un jesuita “pillo” que no había pasado por Santa Cruz de Marcenado y por eso desconocía lo de “ir a las conclusiones”. Lo de la Sala Reservada espero que nos lo cuentes tú pero no como Bourdalou.

    • en cuanto a la pregunta que me haces sobre rahmenerzählung, opino que Die Rahmenerzählung ist eine Sonderform des mehrschichtigen Erzählens. In ihrer einfachen Form zeigt sie sich als ein epischer Text mit einer charakteristischen, die Struktur der Erzählung dominierenden Zweischichtigkeit. Diese ist derart, dass die erste Textebene (der Rahmen) die zweite (die Binnenerzählung) umgibt oder ihr auch nur vorangestellt ist und eine mündliche Erzählsituation konstituiert, in der ein oder mehrere nicht mit dem Rahmenerzähler identische Erzähler einem oder mehreren Zuhörern ein oder mehrere vergangene Geschehen frei erzählen.

  2. Bonito comentario variopinto. Curioso el desusado “orinal”. Acabo de ver los que usaba Cela en su Fundación – Museo en Isla Flavia. Apunto un museo de este útil y cómodo “cacharro” en otras épocas en Ciudad Rodrigo con mas de 500 ejemplares.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s