aforados, consejeros, cardenales,….

Asistimos a otro caso,  el de las tarjetas opacas, que dará mucho que hablar; parece sin embargo que no nos ponemos de acuerdo en qué es lo más reprobable de la conducta de los franquiciados, hay dos aspectos que me gustaría destacar: el primero de ellos es que algunos de los consejeros, aunque su número es muy reducido, no hicieron uso de las citadas tarjetas y este es el único aspecto positivo, “si al menos encontráis un justo entre ellos….”; el segundo es la certeza absoluta, digan  lo que digan los implicados, de que el privilegio de la tarjeta no lo consideraban como parte de sus retribuciones (retribuciones en especie) si no como una prebenda oculta, incontrolada y por lo tanto ilícita, y se llega a esta conclusión con la comprobación de los gastos asumidos con ellas en la mayoría de los casos, tiendas de lujo, grandes comilonas, vinos y otras exquisiteces, que no se hubieran adquirido seguramente en tales proporciones  si hubiera que haberlas pagado con el propio peculio, pues no hay como echar mano a la sabiduría popular para darse cuenta de lo propicios que somos a “tirar con pólvora del Rey”, es sabido que en la época en que aparecen las armas de fuego en España, la pólvora la pagaba el Rey de su propio tesoro y de ahí el dicho para referirse a los que gastan sin mesura con el dinero que no es el suyo. Sigue leyendo

Anuncios

el mayor ladrón de España………

                             Para no morir ahorcado el mayor ladrón de España se vistió de colorado

Es un dicho popular que sduque de lerma PPRe refería al duque de Lerma, D. Francisco de Sandoval que pertenecía a una familia de la nobleza española, con más deudas que rentas, en los tiempos de Felipe II;  se educó en la corte siendo merino del príncipe Carlos, hijo de Felipe II, posteriormente ocupa el cargo de gentilhombre de cámara del rey y más tarde el de gentilhombre de la casa del príncipe Felipe con el que hizo una gran amistad.

Cuando el príncipe Felipe subió al trono como Felipe III, quiso tener como amigo, consejero y hombre de toda su confianza a Francisco de Sandoval, quien a partir de entonces fue el verdadero «rey» de España. Se rodeó de un equipo de gente de su entorno y distribuyó los puestos más importantes de la corte entre miembros de su familia y amigos. En 1599, Felipe III le otorga el título de duque de Lerma con Grandeza de España.

Como valido del Rey hizo y deshizo a su antojo y es, a juicio de algunos historiadores, el precursor de las corruptelas urbanísticas pues consiguió que el Rey trasladase la corte del reino a Valladolid en el año 1601 durante un breve período de  5 años, que si bien fue corto en el tiempo le reportó al valido unos rendimientos financieros muy importantes, ya que previamente a dicho traslado y aprovechando la información privilegiada de que disponía sobre el mismo, adquirió terrenos y palacios en Valladolid que posteriormente vendió obteniendo grandes beneficios.

Aunque hay otros historiadores que argumentan que las acusaciones de corrupción que le hacen se basan en envidias e intrigas palaciegas por parte del conde-duque de Olivares y de su propio hijo el duque de Osuna que ambicionaban su puesto de privilegio, el caso es que cae en desgracia él y todo su equipo, su principal colaborador es incluso ajusticiado en la plaza mayor de Madrid, y se desencadena una gran presión en su contra por lo que ante estos acontecimientos, el duque aplica una estratagema que salvará su vida: solicita de Roma el capelo cardenalicio que se le concede en 1618, al mismo tiempo que el rey le da permiso para retirarse a sus propiedades de la ciudad de Lerma. Murió en Valladolid en 1625, retirado de la vida pública. Rubens le hizo un retrato ecuestre que puede contemplarse en el museo del Prado.

No sé si en la actualidad se podría echar mano de esta estratagema por alguno de nuestros políticos a los que se les acusa de corrupción al máximo nivel tras admitir públicamente ellos mismos que tienen su fortuna en el extranjero “aforada” contra la Hacienda Pública.