Cariño a raudales

No hay una frase mejor para iniciar la entrada de hoy, y no es porque se me haya ocurrido a mí, que ya saben ustedes que soy un poco esponja y me apropio de lo que oigo o veo a mi alrededor si me parece interesante para traerlo al blog, la frase va dedicada a esta niña guapa que pronto dejó de ser niña pero nunca dejará de ser guapa por dentro y por fuera, a esta niña capaz de arrollar a un monovolumen con su vespino y de perfumar como la más aromática  de las flores,   a este faro de la feminidad y la dulzura que va siempre dando las gracias por todo en vez de ”reivindicar su derechos“ , que es lo que hace la mayoría,   a esta mujer que levanta una pequeña empresa en plena crisis y contribuye a la vez a la cuenta de resultados del gigante de la manzana, porque ella es consciente de que cuando amenaza una gran tribulación es que se aproxima un gran beneficio, y tarde o temprano todos nos sentamos frente a un banquete de consecuencias. Como dice el Génesis, una mujer se encuentra a si misma cuando encuentra el amor; el hombre intenta conquistar el mundo y en este esfuerzo se agota, la mujer en cambio conserva la vida y la renueva, también la del hombre que en la mujer conoce su propia debilidad y finalmente la acepta. Es la historia de otra mujer, es la historia de Marta.

marta y maria-Diego_Velázquez_008

Pero no podríamos pasar por alto la referencia a Marta de Betania, santa Marta. Sigue leyendo

Anuncios