Amigos

Dice una leyenda árabe que dos amigos viajaban por el desierto y, en un determinado punto del viaje discutieron, y uno le dio una bofetada al otro.  El otro ofendido, sin nada que decir, escribió en la arena: “Hoy mi mejor amigo me pegó una bofetada en el rostro”.

dunas desierto

Siguieron adelante, y llegaron a un oasis donde resolvieron bañarse. Sigue leyendo

Anuncios

! Espectacularrrr ¡

Hace pocos días en una conversación sobre los adelantos en la tecnología y en la medicina que han aparecido en los tiempos modernos y tenemos la suerte de disfrutar en muchas ocasiones, al preguntar a alguien su parecer sobre los efectos de uno de esos inventos nuevos, contestó con una sola palabra: ¡espectacular!  Y me quedé con esa palabra tan sonora con ánimo de apropiármela, yo creía que eso de apropiarse de las palabras era solo una manía mía -en el fondo nos gusta copiar las cosas que nos causan alguna emoción-  pero últimamente me he encontrado con otras personas que lo hacen, que buscan, en la lectura, esas pepitas de oro y cuando encuentran alguna que les gusta, la recogen, la examinan, la comprueban y la guardan como un tesoro.

Bueno, a mí “espectacular” me suena a grito, el espectáculo tiene que producir impacto, admiración, sentimiento o cualquiera otra sensación diferente, y me suena a grito como a ustedes le sonará a “Grito” la próxima exposición temporal que nos va a regalar este otoño el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid en torno a Edward Munch, pintor y grabador noruego conocido popularmente sólo por esa obra que se ha convertido en un icono de la pintura, a pesar de que se trata de un  artista con una enorme producción de la que dan idea sus más de  28.000 obras, entre pinturas, arte gráfico y dibujos, y sus casi 15.000 objetos museísticos, una colección que el noruego cedió a su país y que a su muerte, en 1944, pasó a manos del museo. Sigue leyendo