el cuadro más bonito

El Museo Thyssen-Bornemisza presenta una pequeña muestra con cinco obras del artista holandés Vincent van Gogh, como parte de los eventos VanGogh2015, que conmemoran en varios museos europeos el 125 aniversario de su muerte; se trata de  de cuatro óleos y una litografía que representan las grandes etapas de su carrera y que  fueron adquiridas, entre 1965 y 1996, por Hans Heinrich Thyssen, quien había nacido en Scheveningen, la misma playa donde Van Gogh iba a pintar con frecuencia durante sus años en La Haya. Junto a ellas, tres pinturas (también de las colecciones del Museo) de Georges Michel, Charles-François Daubigny y Anton Mauve, tres paisajistas que ejercieron una influencia decisiva en su formación. La mini exposición estará abierta hasta el 11 de enero en el balcón-mirador de la primera planta, con acceso gratuito. les vass

Me refiero en la entrada a uno de estos cuadros: “Les Vessenots” en Auvers, 1890, y ya sé que lo bonito no es una categoría pictórica como lo bello, sublime, real, pintoresco…..pero a mí este paisaje me lo parece, es espontáneo y está lleno de expresión y sentimiento, no hay narración en el tema, pero la pincelada empastada recorre el lienzo con sus trazos y remolinos como corcheas y curvas de violín olvidando las líneas rectas; la gama de verdes gradúa la vida propia del cuadro y el contraste con el tejado rojo del fondo contribuye a definir su profundidad; el horizonte alto produce el efecto de llenar el cuadro de esa última primavera de 1890, que ya se ha acabado,  como  premonición del  trágico final del artista.

Van Gogh desde el principio admira y quiere seguir los pasos de Millet, aunque después encuentra su propio lenguaje tan peculiar; las estaciones de Millet le influyen;  como a tantos otros pintores, las estaciones, las cuatro estaciones, la primavera…..

los tres antonio vincent y alessandro

 

Y saltando hacia el Este por encima de los siglos y de los Alpes  nos encontramos  en Venecia con Antonio Vivaldi, el célebre violinista y compositor barroco, autor  de las cuatro estaciones, entre otras muchas obras, que acompaña a Vincent en algunos detalles de su vida: sus inicios clericales (il prete rosso), el color de su pelo, el contacto con  la orfandad,   la emoción en su obra, las curvas de su violín…… los últimos años de su vida los pasa en Viena, añorando  el color de su Venecia natal y al parecer implicado en una especie de secta esotérica, la Fraternitas Charitatis, tal y como nos lo describe Peter Harris en su entretenida novela el enigma Vivaldi.

el secreto de boticcelli

 

Para cerrar este ciclo y en nuevo salto ahora hacia el Sur aterrizamos en  Florencia, cuna del renacimiento, y llegamos hasta el taller de Alessandro Boticcelli, donde se dan los últimos retoques a su famosa obra la primavera; este cuadro sí que tiene narración, más parece un compendio  de símbolos y alegorías, os invito a la lectura de la novela de Marina Fiorato que los describe con detalle. Alejandro y Vincent también tienen muchas cosas en común y de ellas destaco una, el trato con las prostitutas, que aparte del aspecto sórdido que ello conlleva esconde un trasfondo de soledad, miedo e incomunicación pocas veces mencionados por no parecer inconvenientes.

Anuncios

exposiciones y mecenas

La Fundación  Mapfre,  en la  sala Bárbara De Braganza,  presenta  una exposición muy completa del trabajo del fotógrafo americano Stephen Shore que a sus 67 años ha sido  un referente para varias generaciones por sus aportaciones al lenguaje fotográfico y aún lo sigue siendo para los más jóvenes.

stephen shore

Shore ha buscado siempre un estilo propio interesándose por las condiciones especiales que presenta la aparición de la cámara fotográfica en el proceso artístico de la transformación de la realidad  en imágenes. En su constante búsqueda de  las modalidades y géneros  de este lenguaje, ha evitado el conformismo academicista y la acomodación  a fórmulas establecidas – es pionero en el empleo del color en la fotografía artística por ejemplo –  y da un paso más cada vez en su obra  dando lugar a proyectos  muy diversos de los que Uncommon Places y American Surfaces, son quizás los más conocidos.

 Es importante señalar  el hecho de que sus planteamientos, tanto visuales como discursivos, proporcionan una nueva perspectiva de un contexto cultural en que las relaciones entre arte y fotografía han sido especialmente intensas y profusas, pop art, land art, art concept e incluso el realismo social de su trabajo Ukraine, están a la vista en otros de los trabajos menos conocidos. Sigue leyendo

regalo de cumpleaños

 

El Museo Picasso de París volvió a abrir sus puertas después de un cierre de cinco años de rehabilitación. El presidente François Hollande desveló, junto a Maya Picasso, hija del artista, la placa que hizo oficial la reapertura de este espacio dedicado al «Picasso, el español, el republicano, el comunista, el orgullo de Francia», señaló Hollande.

El museo, situado en una mansión del siglo XVII en el barrio de Marais, alberga una de las mayores colecciones del mundo de la obra del artista (más de 5.000 pinturas, esculturas y grabados, así como sus archivos personales). Además, la reapertura coincide con el cumpleaños del creador, el 25 de octubre, que pasó la mayor parte de su vida adulta en Francia, hasta su muerte en 1973.

Al hilo de esta noticia, se me ha ocurrido traer aquí un cuadro de Picasso y otros tres que tienen algunos rasgos comunes: la composición inspirada en el de  Goya y la intencionalidad de la denuncia de la barbarie.

masacre en corea picasso 2

Masacre en Corea

En 1951, pocos meses después de estallar la Guerra de Corea (enfrentamiento entre Corea del Norte y Corea del Sur entre 1950 y 1953, ambas apoyadas por China y EE.UU respectivamente)  Picasso decidió pintar esta obra de estilo expresionista, renovando su compromiso pacifista y antimilitarista inaugurado con el Guernica. Nos presenta la escena dividida en dos mitades separadas por un pequeño río. A un lado, un grupo de civiles compuesto por mujeres y niños, con sus cuerpos desnudos como símbolo de inocencia. Al otro lado, un grupo de militares estadounidenses, también desnudos, pero armados y apuntando con sus rifles a la masa indefensa. Sus rostros aparecen tapados con una especie de cascos que los deshumaniza, convirtiéndolos en máquinas de guerra. Sigue leyendo