La vida es un mercadillo

Mercado de telas de 's-HertogenboschNada más entrar en la sala de la exposición del Bosco, que ha organizado el Museo del Prado de Madrid con ocasión del 5º centenario del fallecimiento del pintor, nos encontramos de frente con una de sus obras más significativas, aunque no sea la más conocida, se trata de un óleo sobre tabla de tamaño medio: Mercado de telas en ‘s-Hertogenbosch, y lo es porque en ella rinde homenaje a su ciudad natal, una de las más importantes en el ducado de Bravante, allí nace, allí vive y sobre todo allí pinta y firma sus cuadros como H.Bosch para resaltar la importancia que le da a su cuna, e, incluso, en esta escena del mercado está representada la casa  de su padre en la parte derecha del cuadro, según está documentado. Pinta una escena religiosa en la parte delantera, San Francisco, patrono de los pañeros, repartiendo telas entre los pobres, dejando constancia de la importancia del tema religioso y de su presencia omnímoda en aquellos tiempos convulsos de reforma y contrarreforma. La escena central del mercado de telas que ocupa la mayor parte del cuadro es muy peculiar por la forma que le da al mismo, completamente cubierto y abierto por los costados, que no se sabe bien si era lo habitual o solamente una licencia para representar la actividad interior al suprimir las supuestas paredes que quizás deberían cerrar el recinto.  Sigue leyendo

Anuncios