La granada

 

En el Aniversario de la denominada Primavera Árabe llama la atención el descenso del interés mediático tanto de los conflictos, allí donde continúan activos, como de los procesos de Transición. Especialmente ha caído en el olvido el papel que desempeñaron las mujeres. Miles de ellas han tenido el coraje de abrir la puerta de sus casas y cruzar sus umbrales, en ciertos casos, desafiando las costumbres, los cánones morales y las prohibiciones sociales y asumiendo las consecuencias que ello implicaba. Sufrieron la represión de las fuerzas de orden público por partida doble, como manifestantes y como mujeres. Han sido perseguidas, detenidas y encarceladas, han sufrido el descrédito orquestado por los respectivos Gobiernos, la represión y han muerto. Sin embargo, pese a su compromiso, la igualdad de género no ha sido prioritaria ni durante las revoluciones ni en los periodos transicionales. Traigo aquí esta entradilla, de un trabajo interesante de la profesora Pando Ballesteros, el rostro femenino de la primavera árabe, como homenaje permanente a la lucha por la igualdad; pero hoy sólo les quiero hablar de la primavera sin apellidos, como la que nos trae el pintor americano, Charles Courtney Curran, el pintor de las flores y jardines.

Charles Courtney Curran - estanque

La primavera ha venido. Nadie sabe cómo ha sido…nos decía Antonio Machado; para encontrar el origen de las estaciones tenemos que acudir a la mitología, todo nace en ella, y este caso se corresponde con las dos manías que tenían los dioses y los reyes desde la antigüedad: dividir sus reinos entre los hijos y buscarles parejas apropiadas para que no vivieran solos. Sigue leyendo

Anuncios