Sombrero de caballería

sombrero de caballeríaMe vienen a la memoria  los años de cadete en la academia general  militar de Zaragoza en los que era costumbre y tradición poner motes a todos los profesores, a todos sin excepción; eran apodos que se heredaban de unas promociones a otras y que nos hacían aprender los cadetes veteranos nada más llegar ,  bueno nos hacían eso y otras muchas cosas, algunas muy simpáticas que en otra ocasión les contaré, eran novatadas que servían para tensar la cuerda de nuestra paciencia de novatos, para forjarnos, pero que en ningún caso sobrepasaban los límites de la dignidad y el decoro. Teníamos un buen plantel de profesores, muchos de ellos permanecían en sus puestos bastantes años, por lo que cuando llegaba alguno nuevo, los cadetes se esforzaban enseguida en ponerle su mote correspondiente en razón de alguna característica fisonómica, soniquete o metonimia, casi siempre buscando un punto de acidez. El maxi, el tanca, el remache, el triqui, el chapas, el salchicha, …. y tantos otros. Sigue leyendo

Anuncios

Sombreros negros

Esta imagen que les presento corresponde a la pareja española más conocida de los últimos 161 años, la pareja de la guardia civil, que aunque los más jóvenes urbanitas  quizá no la hayan visto nunca y la identifiquen sólo con la pareja de tráfico, ha estado presente en toda España desde mediados del siglo XIX para mantener la paz y el orden en todo el territorio nacional. A lo largo de todos estos años, sometida siempre a la autoridad civil del Estado, su actuación ha sido modélica y beneficiosa para el orden y la seguridad hasta el punto de recibir oficialmente la denominación de Benemérita. Con todas sus virtudes y sus defectos ha mantenido siempre una línea de actuación marcada por su Cartilla de la GUARDIA CIVIL  cuyo articulado empieza hablándonos del  honor: Artículo 1º.- El honor ha de ser la principal divisa del Guardia Civil, debe por consiguiente conservarlo sin mancha. Una vez perdido no se recobra jamás.

a pareja con -capas-Guardia-Civil

A pesar de todo siempre ha tenido detractores – porque a la Autoridad siempre hay que criticarla –  algunos de ellos revestidos de un ropaje progresista como Joaquín Sabina que afirmaba Sigue leyendo