A medida que pasa el tiempo…

Estamos acabando este mes de los muertos, de los santos y de los aniversarios y el que les traigo en esta entrada es uno más antiguo que el que ustedes están pensando; en estos días se cumplen 75 años del estreno de la película estadounidense Casablanca dirigida en 1942 por Michael Curtiz. Para los más jóvenes les recordaré que se trata de un drama romántico en la famosa ciudad marroquí bajo el control del gobierno de Vichy durante la II Guerra mundial. La película, con un reparto de lujo es un monumento, toda ella, al gran drama de la vida, el enfrentamiento entre la razón y el corazón, aquella discrimina y separa mientras que este acerca y une. Los personajes son conocidos de todos, prefiero recordarlos por sus nombres en la ficción, Ilse y Rick, los principales, Sam y el capitán detrás llevándoles la cola, los demás son prácticamente invisibles.

“As time goes by”

 

Parece que volvemos a hablar de África, de Marruecos; les decía en la entrada anterior que la vida en aquella época del colonialismo contemporáneo está plagada de historias interesantes que hay que comprender poniéndose en las circunstancias del momento en que se produjeron. Y viene esto a cuento con la exposición temporal que presenta estos días el museo del Prado en torno a la obra del pintor de Reus, Mariano Fortuny, gran impulsor de la acuarela y el grabado, que recoge una muestra antológica de su pintura que como toda la pintura española del s.XIX se ha visto preterida muchos años en aras de un culto desorbitado a lo foráneo.

Fortuny – marrroquíes

CLK339940

Gérôme – fumadero

Women_of_algiers_1834_950px

DelaCroix – mujeres de Argel

maric3a0_fortuny_-_moroccan_horseshoer_-_google_art_project

Fortuny – herreros marroquíes

Entre las obras que presenta la muestra, la mayor parte del Museo del Prado, les destaco aquellas para las que buscó su inspiración en la ribera sur del mediterráneo,  y es que Fortuny, influenciado por Delacroix y Gérôme, viaja y retrata costumbres y vida de los pueblos del norte de Marruecos; la influencia de Delacroix le viene no sólo en los temas orientalistas y arabistas sino también en la técnica del grabado y el aguafuerte de tal modo que podemos establecer  una línea de tiempo que va de Goya a Delacroix y de este a Fortuny en el empleo de estas técnicas.

Fortuny – la batalla de Wad Rass

Mariano Fortuny (1838-1872) pintó en Roma durante su segunda estancia allá por los años 1861 y 62 sus odaliscas, fuertemente influenciado por el pintor francés Eugene Delacroix y por los sabores exóticos de Marruecos, (país que visitó durante la guerra con España en aquellos años, a propuesta de la Diputación de Barcelona, llegando incluso a estar presente durante la batalla tomando apuntes para los cuadros que pintaría después),  allí  pinta temas costumbristas en los que capta el movimiento a través del color y de la luz y es esta luz de Marruecos y el exotismo del lugar y de sus gentes lo que  le hacen interesarse por aspectos totalmente desconocidos en su producción anterior.

DelaCroix – Odalisca

Fortuny – Odalisca

Ya nunca abandonaría el preciosismo, el amor a lo oriental y al detalle de todos sus cuadros. Aun habiendo fallecido muy joven marcó de forma indeleble a toda una generación de pintores europeos.

El libro que les traigo hoy les va a sorprender se trata de Orientalismo de Edward W. Said. Y me van a permitir que me extienda un poco más recogiendo para ustedes algunas opiniones más autorizadas que la mía sobre el autor y la obra. Hasta 1978 “orientalista” y “orientalismo” eran adjetivos si no neutros, al menos descriptivos de una especialidad académica: el “estudio de la cultura y las costumbres de los pueblos orientales”. Pero ese año, el intelectual palestino Edward W. Said, un humanista conocido hasta entonces por sus trabajos como crítico y teórico literario, publicó su libro “Orientalismo”, en el que denunció que había una conexión de esos estudios con el imperialismo británico y francés, y luego con el estadounidense.

El Oriente exótico, incivilizado, ingobernable, misterioso, incluso romántico, al que Europa debía llevar el progreso y hasta restaurar en su antigua grandeza, era una fabricación de los “conquistadores, administradores, académicos, viajeros, artistas, novelistas y poetas británicos y franceses”. “Orientalismo” fue “una primera formulación sistemática de la crítica de Said a la máquina semiótica universitaria euroamericana”.

“En dicha crítica no solo se muestra la relación entre la producción universitaria de saberes sobre el ‘otro’ y el imperialismo, sino que se interroga a la literatura, a la lingüística, a la antropología y a las ciencias humanas en general, por su complicidad en la producción de una imagen estereotipada del Oriente”. De ahí que Said eligiera como epígrafe de su estudio unas palabras de Marx referidas al campesinado francés: “No pueden representarse a sí mismos, deben ser representados”.  La obra se reimprime en español por el sello Debate, en medio de los enredos de las potencias occidentales en Medio Oriente. Hoy “orientalista” y “orientalismo” tienen también un sentido peyorativo, sirven para tachar discursos sesgados, prejuiciosos, cuando no racistas. El libro de Said marcó un antes y un después en las humanidades, se lo considera precursor de los estudios poscoloniales, fue traducido y reeditado una y varias veces. Su autor, que ya era un activista pro Palestina, ganó notoriedad pública, fue un crítico de los acuerdos de Paz de Oslo y de la guerra contra el terrorismo, fundó junto con Daniel Barenboim la West-Eastern Divan Orchestra que reúne a músicos palestinos, árabes e israelíes; y en 2002 ganó el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia. Aunque repasa desde la antigua Grecia hasta el siglo XX, Said se centra en lo que llama orientalismo moderno. Es decir, el que -alimentado por el antiguo- comienza o sigue a la invasión napoleónica de Egipto, y se consolida con el imperialismo británico.

Volvamos al principio:

Casablanca-676006957-large

“As time goes by”

Debes recordar esto:
Un beso sigue siendo un beso,
un suspiro es solo un suspiro.
Las cosas fundamentales adquieren valor
a medida que pasa el tiempo

Y cuando dos amantes se atraen
todavía dicen: “Te quiero”.
En eso puedes confiar,
no importa lo que traiga el futuro,
a medida que pasa el tiempo.

La luz de la luna y las canciones de amor,
nunca pasan de moda.
Los corazones llenos de pasión,
celos y odio.
La mujer necesita al hombre,
y el hombre debe tener su compañera,
eso, nadie lo puede negar.

Es todavía la misma vieja historia,
una lucha por el amor y la gloria,
un caso de morir o matar.
El mundo siempre dará la
bienvenida a los amantes,
a medida que pasa el tiempo.

Anuncios

Un comentario en “A medida que pasa el tiempo…

  1. He ido a ver la temporal de Fortuny y he escrito jaja…lo que más me llamó la atención, además de su afición por lo árabe y su luz y colorido, fue la minuciosidad de miniaturista que ejecuta en todas sus obras, cosa que le fue transmitida por uno de sus maestros el orfebre Antoni Bassa…
    La letra de As time goes bye is much better in english.. you must remember this…a kiss is still a kiss… a sight…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s